Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Mitos sobre el Acoso Escolar

Tiempo de lectura: 2 min
Adolescente agresivo tachado

Mito. El acoso es normal entre menores o adolescentes y no hay que prestarle atención.

Realidad. La intimidación no es aceptable en ningún momento de la vida e ignorar la situación no suele detenerla.

Adulto explica a una niña que no se hace así

Mito. Está bien pegar a alguien que está acosando; así parará.  

Realidad. Es comprensible que la persona que está siendo acosada se enfade, pero pegar a la persona que le acosa podría empeorar la situación.

Mujer jugando con una pelota

Mito. El acoso solo ocurre en la escuela.

Realidad. El acoso suele ocurrir dentro del horario escolar, pero también puede darse en lugares como el autobús o las actividades extraescolares.

Adolescente, niño y niña

Mito. Es posible saber que un menor o adolescente acosa a otros por la manera de vestir o por cómo actúa.

Realidad. No hay una forma concreta para identificar a los menores o adolescentes que acosan.

Lágrima, llorar

Mito. Es fácil detectar las señales que alertan que alguien está siendo acosado.

Realidad. No siempre es fácil detectar las señales de acoso, ya que no siempre es físico. El acoso emocional, verbal y el ciberacoso pueden dejar señales que la gente no ve.

Hombre con paraguas que acoge a dos niños

Mito. Denunciar al menor o adolescente que acosa empeora la situación.

Realidad. Es posible que el menor o adolescente que es acosado tenga miedo a denunciar la situación pensando que quizá no lo creerán o que la situación empeorará. Es importante buscar a alguien de confianza que le ayude a obtener el apoyo necesario para denunciar la situación.

Colegio, escuela

Mito. Cuando existe una situación de acoso, la solución es cambiar de escuela.

Realidad. Cambiar de escuela no es la solución, ya que el menor o adolescente que es acosado puede tener problemas para hacer nuevos amigos o, incluso, sufrir acoso de nuevo.

Persona con un móvil en la mano

Mito. El ciberacoso es más inofensivo que el acoso en persona.

Realidad. El ciberacoso es un problema muy serio; la intimidación puede hacerse viral y el problema puede intensificarse de forma rápida. Además, algunos sitios web permiten hacer publicaciones de forma anónima, lo que puede hacer que el abuso sea más difícil de detener.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información general de Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia

Consulta toda la información relacionada con Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia

Leer más

Información documentada por:

Astrid Morer Liñan

Publicado: 3 de octubre del 2019
Actualizado: 3 de octubre del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.