Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Pronóstico del Aneurisma de Aorta

Tiempo de lectura: 2 min

En general, los aneurismas de aorta tienen tendencia a ir creciendo a lo largo de la vida y, si no se tratan, suelen evolucionar hacia su rotura. Por eso, es fundamental la valoración de un especialista una vez se detecta una dilatación significativa de la aorta para determinar si hay que actuar de forma preventiva, para evitar complicaciones, o bien, en caso contrario, mantener un adecuado seguimiento.

Una vez intervenido el aneurisma, los pacientes se suelen mantener estables a lo largo de la vida y es infrecuente precisar otra operación del mismo segmento aórtico. No obstante, no es imposible que la propia aorta se pueda dilatar en otros segmentos, lo que puede requerir también intervención.

Aunque cada vez es menos frecuente, los pacientes tratados mediante cirugía endovascular (por catéter) pueden requerir procedimientos adicionales a lo largo del seguimiento, debido fundamentalmente a la migración o pérdida de sellado del aneurisma. A pesar de ello, es importante remarcar que dichos procedimientos suelen ser reparaciones realizadas también a través de catéter siendo, por tanto, de baja agresividad.

Complicaciones agudas

Las complicaciones de los aneurismas de la aorta más frecuentes son la rotura y la disección de la aorta. La rotura es una situación de riesgo vital inmediato ya que implica una importante hemorragia interna que suele ser letal hasta en el 50% de los casos. En el otro 50%, la hemorragia se contiene por las estructuras anatómicas que la rodean lo que permite el traslado al hospital y ocasionalmente una reparación quirúrgica de urgencia.

La disección de aorta es una situación en la que las capas que forman la pared de la aorta se separan y provocan, por un lado, el debilitamiento de la pared (con el consecuente riesgo de rotura) y, por otro, una posible obstrucción al paso del flujo de sangre.

La disección de aorta es una grave complicación, pero su pronóstico inmediato varía en función de la zona afectada. Así, aquellas disecciones que afectan a la aorta ascendente y al arco aórtico suelen ser de riesgo vital inmediato, por la posibilidad de afectación de importantes estructuras anatómicas que se localizan en esta región (arterias coronarias, arterias carótidas, válvula aortica), así como por el riesgo de dilatación y rotura. Por el contrario, las disecciones que se localizan en aorta torácica descendente (más allá de la arteria subclavia izquierda) suelen ser de mejor pronóstico con un riesgo de complicaciones vitales bastante menor, a pesar de igualmente requerir un manejo médico intensivo para un adecuado tratamiento.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Eduardo Quintana Obrador
Xavier Yugueros Castellnou

Publicado: 10 de marzo del 2020
Actualizado: 10 de marzo del 2020

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.