Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Vivir con Aneurisma de Aorta

Tiempo de lectura: 2 min
no fumar

Hábitos tóxicos. Es muy recomendable evitar el alcohol, el tabaco y la obesidad. Los tres, directa o indirectamente, incrementan el riesgo de aterosclerosis y, por lo tanto, incrementan el daño vascular en el organismo. Además, todos ellos son factores que incrementan el riesgo de cualquier intervención sobre la aorta que se plantee tanto de forma preventiva como urgente en caso de complicación.

Dieta adecuada, pirámide de la alimentación

Alimentación. Una buena alimentación reduce el riesgo cardiovascular global y hace que mejore el estado físico necesario para afrontar cualquier intervención sobre la aorta.

Hombre nadando

Ejercicio. En general, se puede hacer vida normal: pasear, ir en bicicleta, nadar y hacer las actividades normales de la vida diaria. El ejercicio moderado (hasta un 80% de la frecuencia cardiaca máxima) es también aceptable. Se recomienda evitar levantar pesos importantes (hasta 1/3 del peso corporal) o hacer ejercicio de competición / alta intensidad, ya que puede incrementar la presión arterial y crear más tensión sobre el aneurisma. Es importante mantenerse activo y evitar el sedentarismo ya que se asocia a un incremento del riesgo cardiovascular.  

Dormir

Sueño. Dormir bien reduce el estrés, fomenta un estilo de vida cardiosaludable y, posiblemente, contribuye a un mejor control tensional, lo que puede repercutir en la evolución del aneurisma.

sexualidad, sexo, masculino, femenino

Sexualidad. Las recomendaciones en cuanto al ejercicio físico pueden ser extrapoladas a la vida sexual.

viajar en avion

Viajes. Viajar, en general, no es una contraindicación, aunque es importante tener en cuenta el destino elegido y los sistemas sanitarios disponibles, así como la cobertura sanitaria necesaria en caso de precisar una cirugía urgente inesperada.

Apoyo emocional, mujeres

Apoyo social y emocional. Vivir con un aneurisma puede ser estresante. Hay que intentar evitar situaciones de estrés emocional ya que pueden incrementar la presión arterial. Hay que detectar y tratar la ansiedad, el miedo y la depresión y no dejarse llevar por comentarios de terceras personas. Los profesionales sanitarios de referencia pueden ayudar, muchas veces solo mediante una precisa y adecuada información.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Eduardo Quintana Obrador
Xavier Yugueros Castellnou

Publicado: 10 de marzo del 2020
Actualizado: 10 de marzo del 2020

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.