Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.
Tiempo de lectura: 1 min

El infarto arterial cerebral neonatal (ICAN) se produce por una interrupción focal del flujo sanguíneo cerebral secundaria a una obstrucción (embolismo) en la arteria antes de los 28 días de vida postnatal. Afecta a 1/3.5 de cada 1.000 recién nacidos vivos y se diagnostica a través de pruebas de neuroimagen.

En países occidentales se estima que afecta a 1/3.5 de cada 1.000 recién nacidos vivos. Se asocian a un mayor riesgo de recurrencia los recién nacidos con alteración en factores protrombóticos y la presencia cardiopatías congénitas o deshidratación. Se produce con más frecuencia en varones con un ratio de 1-3.

La causa por la que se produce es desconocida porque el diagnóstico se retrasa en ocasiones más allá del año de vida. En el periodo neonatal los pacientes presentan clínica inespecífica o se mantienen asintomáticos y pasan desapercibidos y otros son diagnosticados en la infancia con la aparición de hemiplejia, los llamados infartos presumiblemente perinatales.

El ICAN es la primera causa conocida de parálisis cerebral hemipléjica, aunque se calcula que aproximadamente un tercio de los casos no se diagnostican en el periodo neonatal.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.
La donaciones que pueden realizarse desde esta página web son exclusivamente en beneficio del Hospital Clínic de Barcelona a través de la Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica, y no para la Fundación BBVA, colaboradora del proyecto PortalClínic.

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.