Cita de Xavier Forns, Group leader (R4)
El tratamiento de la hepatitis C con agentes antivirales es un ejemplo extraordinario de cómo la colaboración entre científicos básicos y clínicos puede hacer avanzar un campo

Investigación actual

Problema

Las hepatitis víricas, especialmente la hepatitis C y la B, son la principal causa de cirrosis, carcinoma hepatocelular y mortalidad relacionada con el hígado en todo el mundo. En el caso de la infección por el virus de la hepatitis B (VHB con o sin VHD), no hay ningún tratamiento curativo, por lo que es un reto investigar en esta área.

Aparte de las enfermedades causadas por virus, la toxicidad hepática causada por fármacos es un problema creciente en nuestra sociedad que requiere especial atención. Finalmente, las enfermedades metabólicas causadas por acumulación de cobre (enfermedad de Wilson) o de hierro (hemocromatosis) son patologías raras que evolucionan a cirrosis si no se diagnostican y tratan precozmente.

Aproximación

En el campo de la hepatitis vírica, los avances en el conocimiento de las interacciones entre el virus y la respuesta inmune son clave para entender la historia natural de la enfermedad y el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas.

En el caso de las enfermedades hepáticas tóxicas y metabólicas, los estudios epidemiológicos y la búsqueda de factores (genéticos o ambientales) implicados en la evolución de las enfermedades son campos de interés creciente.

Impacto

El grupo ha hecho contribuciones significativas al estudio del impacto de la curación de la hepatitis C, especialmente con respecto al tratamiento con antivirales de acción directa en pacientes con enfermedades hepáticas avanzadas acompañadas de manifestaciones extrahepáticas asociadas. En el futuro, los estudios dirigidos a analizar los factores inmunológicos implicados en la evolución de las hepatitis (especialmente de la hepatitis B) y para identificar los pacientes con mayor riesgo de complicaciones será crucial.