Cita de Carlos Fernández De Larrea, Group leader
La clave para la remisión a largo plazo del mieloma múltiple es potenciar el sistema inmune que se encarga del control de las células tumorales en la médula ósea

Investigación actual

Problema

El mieloma múltiple es una enfermedad de las células plasmáticas, encargadas de generar los anticuerpos. La proliferación maligna de estas células, sobre todo en la médula ósea, provoca fracturas, anemia, insuficiencia renal y elevación del calcio.

Los tratamientos para afrontar el mieloma múltiple incluyen quimioterapia, trasplante autólogo de médula ósea, inhibidores del proteasoma, agentes inmunomoduladores y anticuerpos monoclonales. A pesar del amplio abanico de terapias existentes para tratarlo, el mieloma múltiple sigue siendo una patología incurable.

Aproximación

La línea de trabajo del grupo consiste en identificar opciones innovadoras de tratamiento relacionadas con el sistema inmune del paciente y con el microambiente del tumor. Estudia, por ejemplo, las moléculas relacionadas con el control y la evasión del mieloma después del tratamiento para desarrollar nuevas estrategias terapéuticas.

En este sentido, la generación de células inmunitarias modificadas en el laboratorio, denominadas células CART, permite dirigir los linfocitos (un tipo de glóbulos blancos) del paciente de forma específica para que ataquen sólo a las células plasmáticas malignas.

Impacto

El objetivo es lograr la remisión del mieloma múltiple a largo plazo; incluso con la posibilidad de que una parte de los pacientes se cure gracias a haberles aumentado el efecto que las células inmunitarias tienen sobre las malignas.

Una alternativa es volver al estado inicial del mieloma múltiple, en el que el equilibrio entre las células plasmáticas malignas y el resto de células del tuétano permite vivir sin síntomas y sin sufrir las consecuencias de la enfermedad durante muchos años.