COVID-19: Visitas a pacientes ingresados en salas COVID

En esta página se explica cuáles son las medidas para realizar visitas presenciales de forma segura a un familiar ingresado en una sala donde se atienden pacientes con la COVID-19.

La COVID-19 es una enfermedad que se transmite por contacto estrecho con una persona infectada. En la visita a un familiar ingresado en una sala COVID-19, se está entrando en una zona de alto riesgo de contagio; por este motivo es necesario seguir todas las indicaciones que aparecen a continuación para minimizar este riesgo.

Hay que tener en cuenta que la vacunación completa frente a la COVID-19 disminuye de forma significativa el riesgo de enfermedad grave, por lo que aconsejamos que la persona visitante esté vacunada.

Es aconsejable que, si la persona visitante tiene factores de riesgo, se evite la entrada en la unidad en la medida de lo posible, puesto que tiene más posibilidades de desarrollar una COVID grave en caso de contagio.

Normas generales del régimen de visitas:

  • No entrar sin el permiso del personal de enfermería. La visita está en la habitación y el paciente no puede salir.
  • Hay dos turnos de visita de una hora (mañana y tarde).
  • Se permite entrar a un acompañante, preferentemente el mismo y vacunado/a.
  • Antes de visitar al familiar en la unidad de hospitalización se proporcionará toda la información adicional que se necesite conocer.
  • Para estar en contacto con un paciente COVID-19, debe llevarse un equipo de protección individual (cuyas siglas son EPI) y la finalidad es evitar que la persona visitante se infecte. Este EPI consta de pantalla de protección, máscara FFP2, bata y guantes.
  • El EPI será facilitado en la unidad de hospitalización y tanto la colocación como la retirada del mismo, así como la importancia de hacer higiene de manos, serán supervisados por personal sanitario, que darán las instrucciones necesarias para garantizar la seguridad de la persona visitante.

No venir al hospital si:

Se presenta alguno de estos síntomas o se ha tenido contacto con alguna persona con la COVID-19 en las dos últimas semanas.

  • Fiebre superior a 37,5ºC
  • Tos seca
  • Diarrea
  • Dolores musculares, dolor de cabeza y/o dolor de garganta
  • Pérdida de gusto y/o olfato

Si vienes a ver a una persona ingresada, es mucho más seguro si estás vacunado/a de la COVID-19. Vacúnate por ella, por ti y por todos nosotros.

Para cualquier duda y/o cuestión, dirigiros al personal de enfermería responsable del paciente.