Cita de Azucena Salas, Group leader
Nuestra investigación en el ámbito de la enfermedad inflamatoria intestinal quiere aportar un conocimiento tangible que mejore el curso y la calidad de vida del paciente

Investigación actual

Problema

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son enfermedades que se inician en la infancia y la juventud y se cronifican. Provocan un notable deterioro en la calidad de vida de los pacientes, en todas sus esferas. El hecho que los enfermos presenten síntomas poco específicos (diarrea o dolor abdominal) conlleva un retraso importante a la hora de establecer el diagnóstico, y también dificulta su control.

En los últimos años se están desarrollando nuevos tratamientos, pero sólo son eficaces para una parte de los pacientes, y no hay instrumentos que puedan predecir la respuesta.

Aproximación

El grupo ha desarrollado la metodología para evaluar de forma precisa la actividad, la extensión y la gravedad de la enfermedad de Crohn a través de la resonancia magnética, como alternativa a la colonoscopia.

El laboratorio es un referente internacional en la investigación traslacional dirigida a averiguar los mecanismos moleculares y celulares involucrados en el desarrollo y el curso de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Utiliza técnicas de análisis transcripcional en muestras humanas (determinando los genes que están siendo regulados en cada momento), análisis de células inmunitarias y sus respuestas a diferentes estímulos o terapias, y el cultivo de células madre del epitelio intestinal. Estos cultivos permiten estudiar el impacto de la enfermedad en distintas funciones epiteliales, como la respuesta a la microbiota intestinal.

Ha introducido terapias celulares de alta eficacia para los casos en que el organismo no responde (como el uso de células mesenquimales para el tratamiento de fístulas perianales) y el trasplante de progenitores en pacientes con enfermedad de Crohn grave que no pueden someterse a cirugía.

Impacto

El índice de resonancia magnética para la evaluación de la enfermedad de Crohn que ha desarrollado el grupo es, actualmente, el más utilizado, tanto en estudios clínicos como en la práctica clínica habitual.

Ha identificado biomarcadores relacionados con la remisión de la enfermedad y dianas terapéuticas alternativas para pacientes que no responden a los tratamientos actuales.

En la enfermedad de Crohn ha descubierto la presencia de respuestas inmunitarias dirigidas contra componentes de la microbiota intestinal y ha estudiado sus opciones terapéuticas. El grupo ha revelado la desregulación de la barrera epitelial en la colitis ulcerosa que afecta a células madre (progenitoras de toda la pared intestinal), lo que las convierte en una potencial nueva diana terapéutica.

Ha mejorado muchos aspectos de la seguridad del trasplante de progenitores hematopoyéticos y la ha hecho más aceptable y generalizable.

El grupo trabaja para optimizar el uso de células mesenquimales (un tipo de células madre) para el tratamiento de las fístulas perianales, tras demostrar que con una única aplicación se curan la mitad de las lesiones fistulizantes.