La sangre que circula por el cordón umbilical tiene unas características diferentes y únicas. Se puede utilizar para trasplantes, de la misma manera y en las mismas indicaciones que la médula ósea. La sangre de cordón que se recoge en una donación es la sangre que queda remanente en los vasos del cordón umbilical y la placenta. En todos los casos se hace después del nacimiento del bebé y de la sección del cordón umbilical y no conlleva ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé.

Subscribe

Receive the latest updates related to this content.

Thank you for subscribing!

If this is the first time you subscribe you will receive a confirmation email, check your inbox

An error occurred and we were unable to send your data, please try again later.