Cita de Manel Sabaté, Group leader
Investigamos para conseguir una mejora en la esperanza de vida, con calidad, para los pacientes con enfermedades cardiovasculares

Investigación actual

Problema

Las enfermedades cardiovasculares son la causa de muerte más frecuente en el mundo occidental, provocan más de 4 millones de muertes cada año en Europa, el 45% de todas las muertes En Cataluña, son la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres.

El envejecimiento de la población hace que estas enfermedades cada vez aparezcan en pacientes más complejos. Además, el estilo de vida actual no favorece la prevención. La investigación en este contexto debe ser a todos los niveles: diagnóstico, preventivo, regenerativo y terapéutico.

Aproximación

La vocación del grupo es investigar sobre el diagnóstico y los mecanismos que provocan las enfermedades de las arterias del corazón con sofisticadas técnicas de imagen y modelos experimentales.

Otro eje importante de su investigación es la evaluación de terapias avanzadas (con células madre) y de los nuevos dispositivos para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares más prevalentes (infarto de miocardio, valvulopatías, hipertensión pulmonar, enfermedades congénitas). El grupo investiga con vocación traslacional, multidisciplinaria, colaborativa entre distintos centros y grupos y paneuropea.

Impacto

En investigación básica el grupo identifica los mecanismos de regulación de la terapia con células madre para la regeneración y mejora de la circulación de la sangre hacia el músculo cardiaco. Además, estudia los mecanismos de envejecimiento celular y de respuesta inflamatoria tras un infarto o un procedimiento terapéutico.

Desde el punto de vista clínico evalua nuevos dispositivos (como los stent biodegradables o las válvulas percutáneas) con distintas técnicas de imagen y de fisiología vascular, así como nuevas estrategias para el tratamiento del infarto de miocardio, el shock cardiogénico, la insuficiencia cardiaca y la hipertensión pulmonar. Los resultados de estos estudios se han publicado en revistas de alto impacto clínico y forman parte de las guías europeas de práctica clínica.