Clínic Barcelona

Cinco factores describen la mayoría de los episodios agudos del estado de ánimo en los trastornos bipolares I

El trastorno bipolar se caracteriza por alternar episodios maníacos, depresivos y mixtos. La naturaleza de los episodios afectivos mixtos sigue generando controversia entre expertos. Actualmente el abordaje de este síndrome es básicamente categórico y muy restrictivo. En la realidad, en cambio, las alteraciones en el estado de ánimo tienden a agruparse en grupos de síntomas que pueden coexistir en un determinado paciente. Este enfoque se denomina dimensional o factorial. Mientras que la estructura factorial de las escalas de evaluación de la esquizofrenia se ha investigado a fondo, no se ha estudiado todavía la estructura factorial de los episodios afectivos bipolares.

Los investigadores del Programa de Trastorno Bipolar del IDIBAPS - Hospital Clínic han publicado recientemente en la revista Journal of Affective Disorders (1) un análisis dimensional de la estructura de los episodios bipolares, con el objetivo de deconstruir en diferentes factores los episodios mixtos. El Dr. Eduard Vieta y el Dr. Francesc Colom son los últimos autores del artículo, mientras que la Dra. Isabella Pacchiarotti es la primera. El equipo dirigido por el Dr. Vieta es un influyente grupo internacional, como lo refleja el hecho de que él mismo participó en la editorial que comentaba la actualización del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) en The American Journal of Psychiatry (2). Según Nature (3), esta actualización es uno de los 10 principales avances y eventos que se esperan para el 2013.

En este trabajo se sometió a una evaluación estandarizada a 187 pacientes consecutivos con trastorno bipolar I hospitalizados en el Hospital Clínic de Barcelona por episodios afectivos agudos depresivos, maníacos o mixtos. El análisis de los datos reveló cinco factores significativos correspondientes a "psicosis", "manía eufórica", "mixicidad", "disforia" y "depresión inhibida". Así pues, la estructura dimensional de un episodio agudo de cualquier tipo es pentafactorial. Cada factor representa una dimensión clínica de un conjunto de síntomas que pueden estar presentes en diferentes episodios de estado de ánimo del trastorno bipolar.

El objetivo del enfoque dimensional para el trastorno bipolar no es simplemente descriptivo, sino que persigue la mejora de su tratamiento y de la evolución del paciente. De hecho, los nuevos resultados deberían someter de nuevo a examen los criterios diagnósticos propuestos en el DSM-5 para el especificador de características mixtas. El DSM-5 es una nueva versión del manual de referencia para el diagnóstico psiquiátrico. Se trata de la primera actualización importante en 19 años de la guía estándar de referencia para el diagnóstico de las enfermedades mentales. Una editorial reciente publicada en The American Journal of Psychiatry, con el Dr. Eduard Vieta entre los autores, subrayó que el nuevo manual significa un progreso para muchos pacientes que anteriormente no podían beneficiarse de un diagnóstico y un tratamiento correctos. Sin embargo, tal como señalan los investigadores del IDIBAPS - Hospital Clínic en su nuevo artículo, es necesaria una revisión constante de los criterios para establecer criterios diagnósticos mejorados, clínicamente sólidos y realistas.

Referencias: (1) Pacchiarotti I, Nivoli AM, Mazzarini L, Kotzalidis GD, Sani G, Koukopoulos A, Scott J, Strejilevich S, Sánchez-Moreno J, Murru A, Valentí M, Girardi P, Vieta E, Colom F. The symptom structure of bipolar acute episodes: In search for the mixing link. J Affect Disord. 2013 Feb 7. doi:pii: S0165-0327(13)00035-9. 10.1016/j.jad.2013.01.003. [Epub ahead of print]

(2) Freedman R, Lewis DA, Michels R, Pine DS, Schultz SK, Tamminga CA, Gabbard GO, Gau SS, Javitt DC, Oquendo MA, Shrout PE, Vieta E, Yager J. The initial field trials of DSM-5: new blooms and old thorns. Am J Psychiatry. 2013 Jan 1;170(1):1-5. doi: 10.1176/appi.ajp.2012.12091189.

(3) Richard Van Noorden. New year, new science. Nature looks ahead to the key findings and events that may emerge in 2013. Nature. January 2013; 493: 11