Clínic Barcelona

El Hospital Clínic utiliza la impresión 3D para planificar intervenciones neuroradiológicas y minimizar riesgos

La impresión en 3 dimensiones (3D) permite crear objetos a partir de una imagen, es una tecnología con múltiples aplicaciones que van desde la gastronomía a la arquitectura. Pero la sanidad también puede sacarle un gran beneficio. El Centro de Diagnóstico por la Imagen (CDI) del Hospital Clínic utiliza una impresora 3D para planificar o simular intervenciones neuroradiológicas de especial complejidad y minimizar así los posibles riesgos que pueden surgir en los casos reales.

El Dr. Antonio López Rueda, neuroradiólogo intervencionista del Clínic, explica que el CDI ha implementado esta tecnología "sobre tres puntos fundamentales: la formación, la planificación y la simulación".

La planificación de las intervenciones permite minimizar los riesgos. La impresión en 3D hace que los neuroradiólogos puedan simular casos concretos y especialmente complicados, por lo que el abordaje en el paciente se ha podido entrenar previamente. "Antes, nosotros no podíamos entrenar" dice el Dr. López Rueda, "nosotros jugábamos en la Champions, con el paciente, día a día: la impresión 3D nos permite implementar el momento del entrenamiento y llegar a la intervención más preparados". De este modo, los facultativos pueden planificar una intervención específica y probar los catéteres y los stents con los que se hará después la cirugía.

La impresión 3D es también una muy buena herramienta de formación, ya que se pueden beneficiar médicos residentes, fellows o especialistas que están aprendiendo otras técnicas. "Lo que hacemos", comenta el Dr. Javier Moreno, especialista en radiología intervencionista, "es imprimir los vasos que nos interesa reproducir, siempre son modelos de pacientes reales". Una vez se han impreso los vasos, se sitúan en la sala de arteriografías (la técnica que permite observar las arterias mediante rayos X), desde donde se puede invertir todo el tiempo necesario en explicar los procedimientos y hacer los ensayos que se quiere, cosa que en los casos reales es imposible de llevar a cabo.

Una herramienta para empoderar al paciente

Tener la posibilidad de reproducir físicamente patologías permite dar una información más detallada. "En pacientes a los que no hemos conseguido explicar su patología, podemos mostrarle un ejemplo en 3 dimensiones y hacer que entienda su enfermedad", explica e Dr. López Rueda.

Según Xavier Solé, jefe económico del CDI, aun hay más aplicaciones: "se pueden imprimir widgets personalizados que faciliten la cotidianidad a pacientes que han perdido funcionalidades, por ejemplo a causa de un ictus". "El coste es mínimo, la tecnología la tenemos y el impacto es brutal", añade.