Estreno de la película "Brain on Fire" en el Festival Internacional de Cine de Toronto

Hoy se estrena la película Brain on Fire en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Está basada en el bestseller homónimo escrito por Susannah Cahalan, en el que explica su recuperación de un trastorno autoinmune que inicialmente parecía una psicosis. En realidad, se trataba de una encefalitis anti-NMDAR, enfermedad descubierta por el Dr. Josep Dalmau, profesor ICREA del IDIBAPS y consultor del Servicio de Neurología del Hospital Clínic, junto con otros investigadores de la Universidad de Pennsylvania.

"Brain on Fire: My month of Madness" es el libro de memorias de Susannah Cahalan, una joven periodista del New York Post que, misteriosamente, comienza a tener convulsiones y oír voces. A medida que pasan las semanas la Susannah se adentra en un estado en el que pasa de la violencia a la catatonia de forma inexplicable. Tras una serie de brotes, diagnósticos erróneos, y una larga estancia hospitalaria, finalmente un médico le da un diagnóstico y la esperanza de reconstruir su vida.

La película está producida por Charlize Theron, protagonizada por la actriz Chloë Grace Moretz y dirigida y escrita por Gerard Barrett.

El Dr. Dalmau, quien conoce personalmente a la Susannah Cahalan, comenta que "espero que la adaptación al cine sea fiel a los hechos que están tan bien descritos en el libro. Si es así, se hará un gran servicio a pacientes, familias y personal médico, mejorando el conocimiento de la enfermedad y quizás aumentando el interés por la investigación, tan necesaria, en enfermedades del cerebro".

Sobre las encefalitis autoinmunes

La encefalitis anti-NMDAR, es una enfermedad neurológica autoinmune que implica los receptores neuronales NMDA. Identificada por primera vez por el Dr. Dalmau en 2007, hace que el cuerpo cree anticuerpos contra los receptores de NMDA del cerebro que, entre otras cosas, controlan la memoria y el comportamiento. Estos anticuerpos perturban la señalización normal neuronal y causan psicosis, problemas severos en la memoria y otros síntomas neurológicos graves. Con el tratamiento adecuado más del 80% de los pacientes mejora de forma significativa y, pasada una media de dos años, pueden llegar a recuperarse por completo.