Clínic Barcelona

Investigadores de IDIBAPS y Clínic reciben el Premio FEP al mejor artículo científico en Parkinson

El Premio FEP al mejor artículo científico de investigación en párkinson en la VII edición de estos premios convocados por la Federación Española del Parkinson ha sido para el trabajo titulado “MicroRNA Association with Synucleinopathy Conversion in Rapid Eye Movement Behavior Disorder” presentado por el Dr. Rubén Fernández-Santiago, investigador del equipo de Neurología Clínica y Experimental del IDIBAPS.

El artículo, que fue publicado en la revista científica Annals of Neurology en mayo de 2015, ha destacado por la rigurosidad de su metodología y la aplicación de tecnologías innovadoras para predecir el desarrollo de la enfermedad de Parkinson en personas con trastorno de conducta en la fase REM del sueño (RBD, por sus siglas en inglés). “Estamos contentos de haber recibido este reconocimiento ya que es un premio prestigioso y el nivel de los premiados en convocatorias anteriores es muy alto. Que el jurado haya escogido nuestro trabajo nos estimula a continuar con nuestras líneas de investigación en párkinson”, explica el Dr. Fernández-Santiago, autor principal del estudio junto con el Dr. Alex Iranzo y el Dr. Mario Ezquerra.

Investigaciones anteriores de este equipo habían demostrado que las personas con párkinson tienen una reducción de la expresión de determinados microRNAs en suero sanguíneo y, por otra parte, que la mayoría de pacientes con RBD desarrollan con el tiempo sinucleinopatías como el párkinson. Para comprobar si estas alteraciones de microRNAs se producen en los estadíos tempranos de la enfermedad, los investigadores realizaron un seguimiento a 56 personas con trastorno de RBD (28 que con el tiempo desarrollaron sinucleinopatía y 28 que no) y caracterizaron sus perfiles de microRNAs.

La gran novedad del estudio es que descubrieron que la reducción de la expresión de microRNAs en RBD ocurre años antes de haber desarrollado la enfermedad de Parkinson. “El grupo de pacientes con RBD que desarrolló párkinson ya mostraba niveles anormalmente bajos de un microRNA cinco años antes de desarrollar los síntomas motores, mientras que los RBDs que no desarrollaron la enfermedad tenían niveles totalmente normales. Esto es importante porque, si los resultados se validan, este microRNA podría ser utilizado como biomarcador para identificar a personas que, estando aún sanas, tienen un riesgo alto de desarrollar párkinson, abriendo la puerta a la intervención terapéutica temprana”, explica el Dr. Fernández-Santiago.