Clínic Barcelona

María A. Blasco explica en el Seminario IDIBAPS el papel transversal de los telómeros

Las células se pueden inmortalizar, pero hoy por hoy los organismos no. Uno de los motivos es la longitud de los telómeros, que limitan el número de veces que una célula de nuestro organismo se puede dividir. Los telómeros son regiones de ADN, que no contienen información genética, ubicados en los extremos de los cromosomas. La Dra. María A. Blasco, Directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha explicado en el último Seminario IDIBAPS cómo estas estructuras afectan a la longevidad de las células y los organismos.

Con la edad los telómeros de nuestras células se van recortando, ya que al encontrarse en los extremos de los cromosomas se pierde una porción de ellos en cada división celular. La genética y el ambiente influyen en la longitud de los telómeros. En un trabajo publicado en Nature en 2009, el equipo encabezado por la Dra. María A. Blasco demostró que las células con los telómeros recortados por repetidos ciclos de división no se pueden reprogramar hacia células pluripotentes. La proteína p53 juega un papel central en la imposibilidad de reprogramar células con telómeros cortos, deficiencias en la reparación del ADN o alteraciones del código genético provocadas por agresiones externas.

Durante la charla habló de cómo la reducción de los telómeros podría estar involucrada en multitud de procesos. En trabajos recientes estudia cómo su longitud se relaciona con enfermedades tan diferentes como cáncer (Aging Cell) y depresión (J Affect Disord). También explicó que otros actores juegan un papel importante en estos procesos, además de la ya clásica telomerasa, una enzima que permite alargar los telómeros, o la proteína p53, alterada en muchos procesos cancerosos. Ha hablado, por ejemplo, de las shelterins, unas proteínas que protegen los extremos de los cromosomas.

Ya hay en marcha ensayos clínicos muy tempranos para estudiar las aplicaciones de la telomerasa como fármaco. Aunque el envejecimiento no puede considerarse una enfermedad, sí puede ser la causa de muchos procesos patológicos relacionados con la edad. Se están buscando mecanismos para retrasar sus efectos sobre los organismos. Según el Dr. Elías Campo, investigador del IDIBAPS y coordinador español del Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer, la Dra. María A. Blasco no hace investigación básica, ni traslacional, ni clínica. Lo que hace es ciencia de excelencia con implicación en todos sus ámbitos, desde la básica hasta la clínica. Habrá pues que seguir sus investigaciones de cerca. Gracias a la invitación del Dr. Campo los investigadores del IDIBAPS pudieron conversar con ella largo rato.

Para más información, en una entrevista reciente en Nature Medicine la Dra. María A. Blasco habla de sus responsabilidades como Directora del CNIO.

Elias Campo i María A. Blasco al Seminari IDIBAPS