Un estudio genómico identifica una nueva diana terapéutica para tratar el cáncer hepático

Investigadores del Clínic de Barcelona y del CIBER-ehd lideran este trabajo realizado con más de 350 muestras de tumores hepáticos.  La sobreactivación de la vía de señalización mTOR -implicada en procesos de crecimiento y proliferación celular-, provoca que el tumor prolifere indefinidamente.  El 50% de los casos presenta un crecimiento dependiente de la activación de esta vía; con su bloqueo es posible frenar el cáncer hepático.

Hoy empiezan en Barcelona las jornadas Liver and Colorectal Cancer: Molecular Biology And Clinical Research, organizadas por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd). Se trata de un encuentro pionero en el que, durante dos días, médicos e investigadores de todo el mundo expondrán los avances alcanzados y los retos de cara al futuro en investigación básica, clínica y traslacional de cáncer de hígado y colon.   En este contexto se enmarca el estudio publicado en la revista Gastroenterology y  dirigido por el Dr. Josep Mª Llovet, del Grupo de Oncología Hepática Traslacional del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona-IDIBAPS y Director de Investigación en Cáncer de Hígado en la Mount Sinai School of Medicine (Nueva York), junto con el Dr. Augusto Villanueva, del mismo grupo, investigador del CIBERehd y primer autor de la publicación. Se trata de un estudio genómico, realizado con más de 350 muestras de pacientes con cáncer hepático, que ha identificado que el 50% de estos tumores tiene un crecimiento dependiente de la activación de la vía de señalización mTOR.   En 2008 el Dr. Josep Mª Llovet y el Dr. Jordi Bruix, del Grupo de Oncología Hepática Traslacional del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic -IDIBAPS, identificaron al fármaco sorafenib como la primera terapia molecular eficaz para este tumor.  En el estudio actual se ha identificado una nueva diana para terapias moleculares; se trata de la vía de mTOR. Los resultados indican que mutaciones en los genes implicados en esta vía y aberraciones cromosómicas del ADN, como la amplificación de RICTOR, hacen que el tumor prolifere indefinidamente en más del 50% de los casos. Tras la identificación de esta alteración mediante estudios genómicos, los autores han demostrado que el bloqueo de esta vía con una nueva terapia molecular, el everolimus, induce una remisión del tumor y un aumento de la supervivencia en modelos experimentales.   Por primera vez se demuestra que esta vía es esencial para el crecimiento y la progresión del cáncer hepático, y que ya se disponen de nuevas alternativas moleculares para frenar este tipo de neoplasia. En la actualidad se están realizando ensayos clínicos en fases iniciales en el Hospital Clínic de Barcelona para confirmar que everolimus, junto con el tratamiento estándar sorafenib, puede aumentar la eficacia anti-tumoral. Esta combinación podría ser prometedora para mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer hepático avanzado, que representan más del 40% de los diagnosticados en Occidente.

El cáncer de hígado en la actualidad   El cáncer hepático es la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo, con más de 700.000 casos anuales. La quimioterapia sistémica no es eficaz en este tipo de neoplasia y, en la actualidad, sólo un 30% de los pacientes con cáncer de hígado pueden optar a tratamientos potencialmente curativos, como la extirpación de la parte afectada del órgano o el trasplante. La investigación en este campo se centra en encontrar qué mutaciones genéticas y qué vías de señalización están implicadas en la formación del tumor con el objetivo de encontrar nuevas dianas terapéuticas para tratar la enfermedad.