Clínic Barcelona
Institucional

El Hospital Clínic participa en un proyecto del Departamento de Salut para dotar Cataluña del primer acelerador de protones público

El proyecto dará una mayor accesibilidad a todos los enfermos que necesiten esta tecnología, tanto en Cataluña como en otras comunidades autónomas. Salut firma un protocolo de col·laboración para el desarrollo del proyecto juntamente con el Hospital Clínic, el Hospital Universitario Vall d’Hebron, el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, el Instituto Catalán de Oncología (ICO) i el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau.

El Sistema de Salut de Cataluña inicia los trabajos para dotarse del primer acelerador de protones público para el tratamiento de oncología pediátrica, mayoritariamente, y en algunos casos para tumores en adultos. El objetivo es poder disponer de un centro de protones dentro de la red oncológica pública catalana que permita una mayor accesibilidad a todos los pacientes que necesiten este tratamiento, tanto de Cataluña como de otras comunidades autónomas.

Alrededor de 200 pacientes se podrían llegar a beneficiar el primer año y más de 250 cuando esté en pleno rendimiento, la mayoría niños. “Este es un proyecto en clave de sistema y en clave nacional que se materializará gracias a la alianza entre los hospitales que tienen mayor experiencia en oncología y radioterapia. Poder disponer de un acelerador de protones público dentro de nuestro territorio supone hacer que nuestra red sanitaria siga siendo una de las más competitivas a escala europea”, explica el doctor Adrià Comella, director del Servei Català de la Salut. “Se trata de encarar con fuerza el reto y las exigencias que nos planteará la medicina personalizada y las innovaciones tecnológicas que, a medio plazo, tienen que permitir una mejora muy importante de los resultados en salud sobre nuestros usuarios. La experiencia, la capacidad de gestionar la complexidad, el conocimiento y la implicación de les entidades que firman el convenio son la garantía que harán de este proyecto un éxito”.

La posible ubicación del dispositivo será en el Parc Sanitari Pere Vigili, ya que dispone de un mínimo de 1.500 m2 que el aparato requiere para ser habilitado. La directora general del ICO, la doctora Candela Calle, expone como "la terapia con protones es una herramienta fundamental en el tratamiento de pacientes pediátricos y también cada vez más en adultos. Disponer de esta tecnología en nuestra red es una muy buena noticia".

Actualmente, las partes implicadas se encuentran trabajando en la elaboración del plan funcional del proyecto y el plan material de ejecución. “Las indicaciones del tratamiento con protones van aumentando y las ganancias d’esta técnica a nivel funcional y de resultados son muy importantes para a aquellos que se pueden beneficiar. Es clara la necesidad de disponer de un centro de protones dentro de la red oncológica pública catalana”, remarca el doctor Albert Salazar, gerente del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Según el doctor Manel del Castillo, director gerente del Hospital Sant Joan de Déu, "este oriyecto es una muy buena noticia que hará que Cataluña se convierta en un área de referencia en oncología infantil en el sud de Europa”.

También se está elaborando el modelo organizativo, la gestión del equipamiento, la inclusión al tejido del SISCAT y el calendario de actuaciones. El doctor Josep M. Campistol, director general del Hospital Clínic de Barcelona, remarca como “este proyecto es esencial para ofrecer a los pacientes tratamientos oncológicos con últimas tecnologías, y es un ejemplo de colaboración entre centros terciarios para poner al servicio de los ciudadanos terapias avanzadas y de precisión”.

Entre los siguientes pasos se encuentra establecer un convenio de colaboración que dote formalmente una distribución de derechos y obligaciones concretas. “Como país i como sistema sanitario tenemos que ser capaces de incorporar los grandes avances científicos y tecnológicos, y todas las herramientas que permiten aplicarlas en beneficio de los pacientes. Cada vez más, para hacerlo es y será necesario plantear proyectos compartidos, donde fluya el conocimiento, se compartan los recursos y de puedan analizar y mejorar los resultados”, expone la directora-gerente del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, la doctora Gemma Craywinckel.

Desplazamiento al extranjero para recibir un tratamiento

En noviembre de 2020 se incorporó a la cartera de servicios públicos la técnica de protonterápia. Hasta al momento, se consideraba una prestación excepcional en tratarse de una terapia de salud que tenía que estar autorizada. Los países donde mayoritariamente hay experiencia sobre esta terapia y donde se trasladan los pacientes, juntamente con algunos familiares, son Francia, Suiza, Alemania e Italia.

Tal y como remarca Comella, “se trata de una oportunidad para los pacientes y sus familias, ya que podrán disponer del tratamiento sin necesidad de tenerse que desplazar de su ámbito familiar”. El coste de este desplazamiento, tratamiento e ingreso excepcional tiene una media de unos 40 mil euros por caso.

Una importante herramienta terapéutica

La protonterápia es una forma de radioterapia que actualmente representa una importante herramienta terapéutica en el tratamiento multidisciplinar en oncología pediátrica. El principal beneficio en niños es la reducción en la toxicidad y en la aparición de segundas neoplasias, producidas por los tratamientos de radioterapia convencionales. Los resultados clínicos de la irradiación de tumores infantiles con esta terapia son prometedores tanto por la probabilidad de curación, como por la mejora en la calidad de vida de los niños.

El doctor Josep Maria Borràs, director del Plan de oncología de Cataluña y coordinador científico de la Estrategia Nacional del Cáncer del Sistema Nacional de Salut, explica que “disponer de esta tecnología permitirá evaluar mediante edudios clínicos el impacto de ésta en el tratamiento de otros tipos de tumores”.

De forma comparativa con otras terapias, se demuestra que esta es menos agresiva y ayuda al mantenimiento de funciones tan importantes como la inteligencia, la visión y la audición. Este es debido a la capacidad de los protones de ser más precisos en hacer la irradiación del tumor y, por tanto, disminuye esta en tejidos sanos pero próximos al tumor. Por estos motivos, las principales sociedades científicas y muchas organizaciones sanitarias consideran que la cura con protones tiene una indicación fundamental en el tratamiento de los tumores infantiles.

En adultos, los tratamientos con protonterápia tienen unas indicaciones mucho más limitadas. Se utiliza en tumores situados en localizaciones de acceso mucho más complejas: tumores de la base del cráneo o tumores intraoculares grandes.