Clínic Barcelona
Investigación

Investigadores del IDIBAPS descubren una proteína que favorece la obesidad inducida por la dieta

La inhibición de esta molécula además de reducir la predisposición a desarrollar la enfermedad, también alivia la alteración de la microbiota asociada a la obesidad.

Imagen de microscopía representativa del tejido adiposo de un ratón alimentado con una dieta rica en grasas. En rojo, se observa la proteína endotelial isolectina B4 y en verde, la proteína asociada a lípidos perilipina-1.

La obesidad inducida por la dieta se ha convertido en una epidemia en todo el mundo, puesto que casi el 40% de la población adulta tiene sobrepeso u obesidad. Esta enfermedad comporta un aumento de la mortalidad, así como de la susceptibilidad de sufrir más de un trastorno a la vez. Además, está estrechamente relacionada con el riesgo de desarrollar cáncer. A día de hoy, todavía desconocemos gran parte de los mecanismos implicados en los efectos perjudiciales de la obesidad, lo que dificulta disponer estrategias terapéuticas viables o desarrollar nuevos tratamientos para combatirla.

Ahora, investigadores del grupo IDIBAPS Control traduccional de la enfermedad hepática y el cáncer, dirigido por Mercedes Fernández-Lobato, han identificado la proteína CPEB4 como una potencial diana terapéutica contra la obesidad.

Según los resultados, publicados en la revista Molecular Metabolism, una alimentación rica en grasas aumenta la expresión de CPEB4 en el tejido adiposo de humanos y ratones. Esto activa un conjunto de genes implicados en la expansión de las células adiposas, la inflamación y el aumento de la grasa corporal. Además, CPEB4 contribuye a la alteración de la microbiota intestinal asociada a la obesidad, incrementando la proporción de especies bacterianas consideradas patológicas.

Sin embargo, la deleción del gen de CPEB4 en ratones inhibe la diferenciación de los adipocitos. Asimismo, también reduce la acumulación de lípidos en la cavidad abdominal, la inflamación del tejido adiposo, y el aumento de peso, aunque los animales reciban una dieta rica en grasas. Por último, la ausencia de la proteína normaliza la composición de la microbiota y favorece la presencia de bacterias que protegen a la barrera intestinal.

"Nuestro trabajo revela la existencia de un circuito regulador del proceso de traducción del ARN a proteínas, dirigido por CPEB4, hasta ahora desconocido", explica Fernández-Lobato. “Esto supone una novedad importante, ya que, a día de hoy, la investigación se centra principalmente en el paso previo, es decir, la síntesis del ARN a partir del ADN. Así, nuestros resultados promueven un cambio de paradigma hacia el control traduccional, que puede abrir nuevas vías de investigación para desarrollar mejores tratamientos contra la obesidad”.

El estudio, firmado por Núria Pell como primera autora, supone un primer paso adelante que permitirá al grupo profundizar y entender los mecanismos que aumentan el riesgo de padecer cáncer de hígado en personas obesas.

Estudio de referencia

Nuria Pell, Ester Garcia-Pras, Javier Gallego, Salvador Naranjo-Suarez, Alexandra Balvey, Clara Suñer, Marcos Fernandez-Alfara, Veronica Chanes, Julia Carbo, Marta Ramirez-Pedraza, Oscar Reina, Louise Thingholm, Corinna Bang, Malte Rühlemann, Andre Franke, Robert Schierwagen, Karl P Rheinwalt, Jonel Trebicka, Raul Mendez, Mercedes Fernandez. Targeting the cytoplasmic polyadenylation element-binding protein CPEB4 protects against diet-induced obesity and microbiome dysbiosis. Molecular Metabolism, 2021 Nov 10;54:101388. doi: 10.1016/j.molmet.2021.101388