Clínic Barcelona
Institucional

Presentación a la Consellera de Salut de los dispositivos de ventilación de emergencia desarrollados por Clínic, Germans Trias i Pujol y la UB, que están en fase de estudio clínico

La Consellera de Salut, Alba Vergés, ha visitado esta tarde el laboratorio de simulación de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UB para conocer de primera mano cómo ha sido el proceso de desarrollo de los dispositivos de ventilación de emergencia. Los tres dispositivos desarrollados con el apoyo del Clínic, Can Ruti y la UB se encuentran en fase de estudio clínico con pacientes, tras la aprobación para hacer el estudio por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS ).

La Consellera de Salut, Alba Vergés, visita el laboratorio de simlulación clínica del Campus Clínic de la UB de la mano de los profesionales que han supervisado las simulaciones.

En la visita al laboratorio han estado presentes el equipo de profesionales que ha supervisado las simulaciones, el Dr. Josep M. Nicolás, especialista en medicina intensiva del Clínic y profesor de la UB, el Dr. Ramón Farré, Catedrático de Fisiología de la UB y jefe del grupo Biofísica respiratoria y bioingeniería del IDIBAPS, y el Dr. Manel Puig, del Instituto de Investigación y Hospital Germans Trias i Pujol; el decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Dr. Antoni Trilla; y representantes de las tres empresas, Protofy.xyz., GPAInnova y GASN2.

Estudios clínicos con los primeros pacientes

Los tres dispositivos de ventilación de emergencia desarrollados por Protofy.xyz, GPAInnova y GASN2, con el apoyo de profesionales del Hospital Clínic, el Hospital e Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol y la UB, ya se están testeando en pacientes en el Clínic y en Can Ruti. Cuando se disponga de los primeros datos, los estudios se ampliarán a otros hospitales de Cataluña y del resto de España.

Los tres dispositivos tienen por objetivo ayudar a la ventilación en situación de ausencia de respiradores convencionales en aquellos pacientes con problemas respiratorios severos, como los provocados por la COVID-19. Los dispositivos permiten controlar la frecuencia respiratoria y otros parámetros de forma constante y objetiva y proporcionan al paciente el soporte vital que de otro modo no tendría. Solo se contemplan para su uso transitorio en situación de emergencia y de ausencia de un ventilador convencional disponible.

El desarrollo y escalado industrial de los dispositivos ha sido posible gracias al apoyo recibido por un gran número de particulares, empresas y entidades de la sociedad civil. También ha contado con el apoyo del Servicio Catalán de la Salud, que ha propiciado la incorporación de empresas y ha apoyado a los centros para encontrar este tipo de soluciones.