Clínic Barcelona

Una población de células que disminuye con los embarazos se relaciona con el riesgo de cáncer de mama

Los datos epidemiológicos y experimentales sugieren que el embarazo a término (de entre 37 y 40 semanas) en edades tempranas reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama en mujeres post-menopáusicas. Sin embargo, se desconoce en gran parte el mecanismo responsable de esta reducción. Un estudio liderado por investigadores del Dana Farber Cancer Institute de la Harvard Medical School (Boston, EEUU), en colaboración con la Johns Hopkins University School of Medicine (Baltimore, EEUU), identifica diferencias moleculares en células mamarias procedentes de mujeres con y sin hijos. El trabajo se publica hoy en la revista Cell Stem Cell del grupo Cell, con la Dra. Vanessa Almendro como co-primera autora. Esta investigadora es integrante del equipo IDIBAPS Oncología Molecular y Traslacional que dirige el Dr. Pere Gascon, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínic de Barcelona. Los resultados de la investigación apuntan a las células CD44+ p27+ como posibles progenitoras del cáncer de mama receptor de estrógeno positivo (ER +), su forma más común.

Se ha hipotetizado que los efectos preventivos de la paridad en el desarrollo de cáncer pueden ser debidos a alteraciones en el número o las propiedades de las células epiteliales mamarias progenitoras. Esos cambios harían que estas células madre fueran menos susceptibles a la oncogénesis. En el presente estudio se ha analizado la frecuencia relativa y los perfiles moleculares de cuatro tipos de células (CD24+ luminal, CD10+ mioepiteliales, lin-/CD24-/CD44+ progenitoras enriquecidas y fibroblastos del estroma), aislados de tejido mamario normal de mujeres premenopáusicas que habían tenido ninguno, uno o varios hijos. En las mujeres que habían tenido hijos se observó una reducción en la actividad de muchos genes y en las vías involucradas en el desarrollo, la diferenciación y la regulación del ciclo celular, efectos que pueden contribuir a la disminución del riesgo de cáncer de mama.

Los investigadores identificaron además una subpoblación celular caracterizada por expresar altos niveles de p27 (CD44+ p27+), la cual disminuía drásticamente con el embarazo. Esta subpoblación no disminuía en tejidos de mujeres portadoras de una mutación en BRCA1/BRCA2 que aumenta el riesgo de sufrir cáncer de mama. Esto sugiere que los niveles de estas células están asociados con el riesgo de desarrollar cáncer de mama. A partir de estos resultados analizaron qué vías controlaban la frecuencia de este tipo celular, y se comprobó que la inhibición de ciertas vías moleculares puede disminuir la presencia de células p27+.

Estos resultados pueden tener un gran impacto en el diseño de medidas preventivas, ya que por primera vez se arroja luz sobre la célula que originaría el cáncer de mama y se demuestra que inhibiendo algunas proteínas se podía reducir de manera muy importante esta población celular. Se abre pues una vía totalmente innovadora que podría permitir el desarrollo de estrategias prevención, e incluso de tratamiento, disminuyendo la presencia de células p27+ en el epitelio mamario. Será necesario analizar grandes cohortes de mujeres con sus factores de riesgo bien detallados y un seguimiento a largo plazo para determinar de forma concluyente la relación entre el número de células p27+, la actividad de las vías de señalización relacionadas con la paridad y el riesgo de cáncer de mama.

Referencia:
Sibgat Choudhury, Vanessa Almendro, et al. Molecular Profiling of Human Mammary Gland Links Breast Cancer Risk to a p27+ Cell Population with Progenitor Characteristics. Cell Stem Cell 13, 1–14. Ahead of print.