Clínic Barcelona
Investigación

Blanca González, reconocida en los XXXI Premios a la Investigación de Mutual Médica 2021

La investigadora ha recibido un accésit en la categoría Premio Dr. Font que reconoce los mejores artículos de investigación publicados, con potencial aplicación en la práctica clínica.

Blanca González junto a Jaume Figueras, uno de los miembros del jurado de los Premios a la Investigación Mutual Médica.

El pasado 26 de noviembre, el Palacio de la Magdalena de Santander acogió el acto de entrega de los XXXI Premios a la Investigación Médica 2021 que concede la Fundación Mutual Médica. Los galardones reconocen la labor de médicos, residentes y estudiantes en el impulso de nuevas vías de investigación en torno al desarrollo de terapias innovadoras, herramientas diagnósticas, así como el cuidado y tratamiento de enfermedades.

Blanca González, investigadora postdoctoral del grupo IDIBAPS Patología molecular en neoplasias linfoides dirigido por Elías Campo, fue reconocida, con un accésit a la categoría Premio Dr. Font, por su trabajo publicado en 2020 en la revista Blood. La investigación, que González firma como primera coautora, describe la heterogeneidad genética y molecular de los linfomas difusos de células B grandes en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Los resultados suponen una mejora en la clasificación de este grupo de tumores y proporcionan nuevos parámetros para la estratificación del riesgo en la práctica clínica.

“Hay pocos estudios sobre este grupo de linfomas pediátricos. Gracias a la colaboración de muchos hospitales a nivel nacional y la creación de una red multidisciplinar, hemos podido centralizar el estudio de estos tumores. Esto nos ha permitido incluir a 63 pacientes menores de 26 años con linfomas difusos de células B grandes, clasificarlos según las recomendaciones actuales de la Organización Mundial de la Salud y realizar una revisión morfológica e inmunohistoquímica, así como un estudio completo desde el punto de vista molecular”, explica González. “Los datos obtenidos revelan que cada uno de los grupos tiene un perfil molecular propio y distinto a los demás. Es decir, los linfomas pediátricos son molecularmente heterogéneos. Además, también hemos podido identificar factores asociados a un mal pronóstico de la enfermedad. Estos hallazgos posibilitarán, en un futuro, efectuar ensayos que permitan adaptar los tratamientos a las particularidades biológicas de cada grupo de tumores”.

 Para la investigadora, “la obtención del premio es un motor para seguir investigando y seguir esforzándonos por entender la biología de las enfermedades, con el objetivo final de tratar a los pacientes de manera más específica y dirigida. Asimismo, el premio también supone un gran reconocimiento a cuatro años de trabajo. Además, valora la creación de una red multidisciplinar nacional, que permite llevar un registro de linfomas pediátricos y la integración de los centros españoles en grupos de trabajo internacionales”.