Clínic Barcelona
Asistencia

El Clínic, pionero en el mundo en las cirugías transanales para tratar el cáncer de recto

El Hospital Clínic de Barcelona ha realizado ya más de 500 cirugías con la técnica TaTME o escisión mesorrectal total transanal considerada una de las mejores opciones de tratamiento para los pacientes con cáncer de recto y es la técnica más avanzada que existe para esta y otras patologías en las que se puede aplicar. Las cirugías se han liderado por el Dr. Antonio de Lacy, jefe de servicio de Cirugía Gastrointestinal del Clínic y su equipo.

A día de hoy se han realizado más de 500 cirugías con la técnica TaTME impulsada por el Dr. Antonio De Lacy.

La TaTME es una técnica compleja y novedosa, mínimamente invasiva. Esta técnica se aplica de forma híbrida, mediante la combinación de la resección por laparoscopia a través del abdomen con la resección vía transanal, aumentando la precisión en el proceso quirúrgico. Esta técnica quirúrgica fue realizada en 2009 por primera vez en el mundo por el propio Dr. de Lacy. 

Otras de las ventajas que tiene es que logra reducir un 50% el tiempo de la intervención quirúrgica, la estancia hospitalaria y las complicaciones postoperatorias como infecciones y dehiscencia. 

Otra de las principales ventajas de la técnica es que evita que el paciente deba llevar la bolsa de excrementos y en el caso de que fuera necesario ponerla tras la intervención, en más del 99 por ciento de las casos se puede quitar a los 3 o 6 meses. 

El TaTME puede ser utilizado para enfermedad benigna y maligna. Los factores que pueden hacer preferente al TaTME como abordaje en el cáncer de recto son: sexo masculino, distancia del tumor a menos de 12 cm del margen anal, pelvis estrecha y/o profunda, obesidad visceral, IMC mayor de 30, hipertrofia prostática, diámetro del tumor mayor de 4 cm, distorsión de los planos debido a neoadyuvancia con radioterapia o localización del tumor muy baja requiriendo un muy preciso margen de resección distal. La tendencia actual es a utilizar esta técnica en todos los casos de patología rectal. 

Las patologías en las que está indicado utilizar el TaTME son: Cáncer de recto, enfermedad inflamatoria intestinal, estenosis rectales, fístulas complejas, incontinencia fecal, poliposis adenomatosa familiar, proctitis por radiación, necesidad de quitar el muñón rectal después de un Hartmann, reconstrucción de Hartmann, complicaciones postoperatorias y recurrencias. 

El cáncer de colon y recto es un tipo de tumor que aparece en el intestino grueso. Es el tercero en frecuencia en hombres, después del de próstata y de pulmón, y el segundo en mujeres, detrás del de mama. Es una enfermedad que se puede prevenir y curar, ya que durante muchos años este tumor es un pólipo que si se detecta a tiempo se extirpa de manera inmediata, evitando así la aparición del cáncer. 

TaTME permite extirpar el cáncer de recto de una forma más segura desde el punto de vista oncológico lo cual comporta una mayor probabilidad de supervivencia de los pacientes. Al ser mínimamente invasiva reduce el trauma quirúrgico del paciente, disminuye las complicaciones y infecciones y el tiempo de ingreso en el hospital. Los pacientes se pueden incorporar antes a su vida cotidiana con una mejora también en la estética de la cicatriz quirúrgica.  

Para el Dr. Antonio de Lacy, jefe de servicio de Cirugia Gastrointesntinal del Hospital Clínic de Barcelona sotiente que “con esta técnica, no solo extirpamos el tumor maligno sino que se reducen las posibilidades de metastasis y se reducen al máximo las complicaciones para los pacientes después de su trataiento. Además, estamos realizando un estudio para demostrar mejores resultados oncológicos con el uso de esta técnica”, concluye. 

Puedes consultar el álbum de fotos de una cirurgía con la técnica TaTME del Dr. Antonio de Lacy.

Contenidos relacionados