Temas de Salud

La inmunoterapia, una herramienta innovadora y eficaz contra los tumores hematológicos

En los últimos años, una de las estrategias que se han desarrollado en hematología es la modificación del sistema inmune de los pacientes, lo que se conoce como inmunoterapia. Los estudios con esta terapia, que reconoce y destruye las células malignas, muestran una alta efectividad contra los tumores hematológicos como el mieloma.

El mieloma múltiple es un tumor maligno de las células de la sangre encargadas de la producción de anticuerpos en la medula ósea. Estas células, llamadas células plasmáticas, han sufrido una transformación maligna y crecen sin control. Para esta enfermedad se han desarrollado diversos tratamientos de inmunoterapia que han mejorado la respuesta de los pacientes y han prolongado tanto el tiempo sin enfermedad como su supervivencia.

En este sentido, en los últimos años se ha investigado intensamente la utilización de los linfocitos T como herramienta para eliminar las células tumorales. En concreto, las células T modificadas conocidas por las siglas CAR (Receptores Quiméricos Antígeno-específicos) han supuesto una revolución en el campo de la inmunoterapia del cáncer. Estas células modificadas son capaces de eliminar con gran eficacia las células tumorales, particularmente en tumores hematológicos, es decir en leucemias, linfomas y mieloma. En esta forma de terapia, los propios linfocitos T del paciente se obtienen a partir de una extracción de sangre y, mediante técnicas genéticas, se les introduce una molécula en su superficie que permite un reconocimiento específico de la célula tumoral. Estas células modificadas y activadas se replican en el laboratorio hasta conseguir una mayor cantidad y se administran de nuevo al paciente.

En Estados Unidos se han iniciado ensayos clínicos con células T CAR en neoplasias hematológicas (leucemia aguda linfoblástica B, linfomas B y mieloma). Los resultados clínicos, aunque preliminares, han mostrado una gran eficacia en pacientes en los que los tratamientos de quimioterapia habituales, e incluso el trasplante de células madre, no habían dado un buen resultado.

La quimioterapia tiene efectos tóxicos, especialmente reacciones inflamatorias generalizadas y efectos neurológicos que, aunque pueden ser graves, suelen ser transitorios. En España hay varios hospitales y centros de investigación, entre ellos el Hospital Clínic de Barcelona, en los que se están llevado a cabo estudios preclínicos de inmunoterapia con células T CAR. Para poder llevar a cabo, posteriormente, ensayos en pacientes con mieloma múltiple. La investigación en este campo es imprescindible para que este tipo de terapia sea una realidad a corto plazo, así como para mejorar su ya muy alta efectividad y disminuir su toxicidad en un futuro cercano.