Clínic Barcelona
Asistencia

Nuevo protocolo para el tratamiento de la EPOC desarrollado por la Comisión de Farmacia y Terapéutica del Clínic

Muchos pacientes con EPOC son tratados con una "triple terapia" independientemente de su nivel de riesgo. En consecuencia, un amplio número de pacientes reciben diversos tipos de medicación como pauta de tratamiento inicial de forma innecesaria.

El tratamiento convencional para los pacientes de EPOC es bastante uniforme y se basa en la administración de broncodilatadores de acción larga, conocidos por las siglas LAMA, LABA y CSI (corticoides inhalados). Para poder administrar un tratamiento farmacológico óptimo en cada caso, este debería cumplir dos premisas principales. En primer lugar, se debería elegir de forma individualizada, teniendo en cuenta la gravedad de los síntomas, el riesgo de exacerbaciones y las preferencias y respuesta del paciente. En segundo lugar, es importante que el tratamiento sea escalonado, es decir, antes de asociar diferentes tratamientos, es necesario valorar la adherencia terapéutica, la técnica de inhalación y la adecuación del paciente al dispositivo de inhalación.

Para cumplir este objetivo, la comisión de Farmacia y Terapéutica del Hospital Clínic de Barcelona, que cuenta con profesionales de diferentes especialidades como Farmacología, Neumología o Medicina Interna, ha propuesto un nuevo protocolo. Este, está basado en las recomendaciones de la estrategia mundial GOLD 2019 y la guía española GesEPOC 2017. El objetivo es racionalizar la escalada terapéutica en estos pacientes, introduciendo criterios de efectividad, tolerabilidad y eficiencia.

El nuevo protocolo se basa en dos criterios principales para establecer el mejor tratamiento para cada paciente. Por un lado, fijarse en el riesgo de exacerbaciones (episodios en los que se agrava la enfermedad) de la persona con EPOC. Por otra parte, utilizar siempre los dispositivos de inhalación más simples posibles y, en caso de que se utilicen varios, procurar que sean lo más parecidos posible entre ellos. Además, hay que supervisar con atención si la técnica de inhalación del paciente es la correcta.

Este nuevo protocolo, creado para mejorar el tratamiento de esta enfermedad, quiere cumplir además otros objetivos como reducir los efectos adversos derivados de un uso innecesario de terapias múltiples, reducir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

    Lee más sobre:
  • EPOC