Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Vivir con Psoriasis

Tiempo de lectura: 4 min
Crema hidratante

Efectos secundarios. La psoriasis cutánea es una enfermedad inflamatoria crónica que se manifiesta en forma de placas rojas y descamativas que pueden producir picor o dolor. Los tratamientos específicos (sistémico o biológico) son muy efectivos reduciendo la inflamación (desaparición o disminución de las placas en un porcentaje elevado de los casos), reduciendo los síntomas (picor, dolor) y los riesgos relacionados con la psoriasis (riesgo cardiovascular), además de mejorar la calidad de vida de los pacientes. En aquellos casos en que el tratamiento no elimina completamente las lesiones, siempre se pueden intentar mejorar las molestias con tratamientos tópicos (cremas hidratantes o corticoides tópicos). El picor puede ser tratado también con antihistamínicos. Cuando las placas de psoriasis cutánea desaparecen lo hacen sin dejar cicatriz, por lo que una vez desaparecen no requieren de otro tratamiento.

Jarra de cerveza y porro tachados; no consumir drogas

Hábitos tóxicos. En los últimos años se ha comprobado que existe una relación entre psoriasis y diferentes agentes externos como el alcohol y el tabaco. Tanto el alcohol como el tabaco, además de aumentar el riesgo cardiovascular, que ya es elevado en los pacientes con psoriasis, aumentan el riesgo de tener psoriasis y su gravedad. Se ha comprobado que un mayor consumo de tabaco conlleva un mayor riesgo de psoriasis. Por otra parte, el riesgo de las personas ex fumadoras de desarrollar psoriasis es menor que en los fumadores activos, por lo que se recomienda dejar el tabaco en estos pacientes. En cuanto al alcohol, un consumo elevado (más de dos unidades de alcohol al día en hombres y más de una unidad al día en mujeres) se asocia a un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad y que sea más grave. Hay pacientes que notan claramente la influencia del alcohol y/o el tabaco en los episodios de agravamiento de su psoriasis, aunque la mayoría no es consciente. El mecanismo por el que la psoriasis empeora con el consumo de alcohol y/o tabaco se debe a un aumento de la respuesta inflamatoria que inducen estos tóxicos. Por este motivo, los dermatólogos aconsejan evitar el alcohol y el tabaco.

Pirámide de la alimentación

Alimentación. Los pacientes con psoriasis tienden a tener otras enfermedades como diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión arterial y obesidad abdominal, lo que se llama el síndrome metabólico. Este síndrome aumenta el riesgo cardiovascular. Es, por ello, que se recomienda seguir una dieta baja en azúcares y grasas saturadas, incrementar la ingesta de verduras, frutas y legumbres y, en caso de detectar alguna de estas alteraciones, realizar la medicación apropiada específica.

Hombre corriendo; realizar ejercicio físico de forma regular

Ejercicio. Se ha comprobado que los pacientes con psoriasis tienden más al sedentarismo y la obesidad que la población general. Junto con la eliminación de los hábitos tóxicos, la incorporación de una alimentación saludable y un tratamiento médico específico para las alteraciones analíticas que se detecten (hiperglucemia, hipercolesterolemia o hipertensión arterial), se recomienda realizar ejercicio físico de manera regular. Se recomienda realizar unos 30 minutos de ejercicio moderado cinco veces a la semana como caminar rápido o hacer natación. El ejercicio físico tiene efectos beneficiosos para los pacientes con psoriasis, tanto porque disminuye los factores de riesgo cardiovascular, como por su efecto sobre el sistema inmunológico. Se cree que el ejercicio ayuda a reducir la inflamación, que es uno de los factores que hace que la psoriasis empeore y, además, ayuda a controlar la tensión emocional, que también está asociada con el empeoramiento de la psoriasis. Finalmente, en los pacientes con sobrepeso, el ejercicio junto a una dieta saludable ayuda a mantener el peso adecuado.

Símbolo del hombre y la mujer

Sexualidad. La psoriasis puede afectar la zona genital en un 30% de los pacientes. Aunque los nuevos tratamientos controlan la psoriasis en todas sus localizaciones, incluida la genital, al ser una enfermedad crónica que evoluciona a brotes, hay que aceptar que puede darse la afectación del área genital en un momento dado. En este caso, se puede hacer tratamiento tópico de la zona ya que la psoriasis de esta área normalmente responde bien a este tratamiento. Se aconseja mantener el área limpia, usar productos de higiene suaves, sin perfumes y utilizar cremas de corticoides por períodos cortos de tiempo.

Viajar en avión

Viajes. Los viajes no tienen por qué ser un problema en un paciente con psoriasis, aun así, la tensión emocional asociada al viaje o los cambios de clima o de humedad pueden hacer aparecer o empeorar las lesiones en algunos pacientes. Por otra parte, cuando se viaja a países en los que se requieren vacunaciones con virus vivos o en los que se puede contraer una infección, se debe valorar el riesgo-beneficio del viaje, sobre todo en aquellos pacientes con psoriasis tratada con inmunosupresores. En todo caso, es recomendable comentarlo con el médico para valorar los pasos a seguir.

Apoyo emocional entre dos mujeres

Apoyo social y emoción. La tensión emocional puede ser la causa de que la psoriasis empeore o rebrote. Las técnicas de relajación y de gestión de la tensión emocional pueden ayudar a reducir las molestias y reducir el riesgo de depresión y ansiedad.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Felipe Julio Ramirez Garcia
Mercè Alsina Gibert
Paula Aguilera Peiro
Sara Gómez Armayones

Publicado: 22 de febrero del 2019
Actualizado: 22 de febrero del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.