Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Factores de riesgo para desarrollar un TCA

Tiempo de lectura: 3 min

Los factores de riesgo pueden ser de tipo individual, grupal y social. La combinación de estos puede provocar el desarrollo de la enfermedad y contribuir a su mantenimiento.

Molécula o hélice de ADN

Factores individuales

  • Predisposición genética. El riesgo de padecer un TCA es mayor si se compara con el resto de la población general si existe el antecedente de un familiar con un TCA. Sin embargo, a pesar de que existe una vulnerabilidad genética para el desarrollo de un TCA no es un factor determinante, ya que es una enfermedad multicausal. Este factor combinado con otros de tipo ambiental y social, puede aumentar la probabilidad de padecer un TCA.
  • Rasgos psicológicos. Ciertos rasgos de personalidad como un excesivo perfeccionismo, un alto grado de autoexigencia, el ser muy estricto con uno mismo y normativo, la necesidad de controlar todo y ser poco flexible están muy relacionados con la aparición de un TCA.
  • Baja autoestima. Tener una baja autoestima, además de unos rasgos de personalidad con tendencia a la introversión y la inseguridad hacia uno mismo incrementan la probabilidad de desarrollar TCA. En las personas con riesgo de tener TCA, la autoestima está muy vinculada a la imagen corporal. Si la imagen corporal no es la deseada, se suele presentar una autoestima baja.
  • Adolescencia. La adolescencia es la etapa vital en la que existe un mayor riesgo de desarrollar un TCA.  El diagnóstico de TCA puede darse en cualquier edad, pero en la mayoría de casos la enfermedad aparece durante la adolescencia.
  • Sexo femenino. De cada 10 casos de TCA, 9 son mujeres y 1 es un hombre, por lo que ser mujer implica mayor riesgo de padecer un TCA.
  • Obesidad. Se ha considerado la obesidad en la infancia y la adolescencia como un factor de riesgo para desarrollar un TCA.
Familia compuesta por un padre, una madre y una niña

Factores familiares

  • Ambiente familiar desestructurado o sobreprotector. Las familias en las que no existe una estructura estable y segura, o por el contrario, aquellas en las que la comunicación y la dinámica familiar es excesivamente rígida, controladora y exigente pueden influir en el desarrollo de un TCA, sobre todo en personas con mayor vulnerabilidad individual.
  • Educación familiar. Aquellas familias en las que no se potencia la asertividad y la autoestima favorecen la aparición de dificultades personales que pueden conducir a un TCA. Así mismo, las familias que dan mucha importancia a la delgadez y al aspecto físico como medio para obtener éxito social se convierten en transmisoras de estos valores que inducen a buscar el ideal de belleza y delgadez.
Persona rodeada de muchas mensajes

Factores sociales

  • Modelo de belleza imperante. Nuestra cultura promueve estereotipos y valores en los que se premia el aspecto físico por encima de otros valores.
  • Presión social respecto la imagen. El ideal estético de belleza es difícil de conseguir para la mayoría de chicas y mujeres. Los medios de comunicación favorecen esta presión social asociando de manera reiterada la delgadez con el éxito personal y el rechazo y marginación de quien no cumple este canon de belleza.
  • Determinados deportes o profesiones. Algunos deportes de competición, en los que la imagen física es indispensable para conseguir triunfar en este deporte pueden favorecer la aparición de TCA. También son grupo de riesgo todas aquellas personas relacionadas con el mundo de la moda, espectáculo y/o televisión/cine, ya que en estas profesiones a menudo se ejerce cierta presión en cuanto a tener una determinada imagen.
  • Experiencias anteriores. Las personas, especialmente en el caso de  niños y adolescentes, que han recibido críticas y burlas relacionadas con su apariencia física y que debido a esto se han sentido inseguras con su imagen pueden presentar mayor tendencia a desarrollar un TCA posteriormente.
  • Situaciones vitales que generen estrés. De la misma manera que para otros trastornos psiquiátricos, problemas de la vida asociados a un incremento del estrés pueden ser factores de riesgo para desarrollar un TCA.
Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información general de Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia

Consulta toda la información relacionada con Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia

Leer más

Información documentada por:

Inés Hilker Salinas
Itziar Flamarique Valencia
María Caballero

Publicado: 14 de enero del 2019
Actualizado: 14 de enero del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.

Noticias relacionadas con Trastornos de la Conducta Alimentaria