Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

¿Qué es la Sedación?

Tiempo de lectura: 1 min

El objetivo de la sedación farmacológica es mantener al paciente tranquilo, cómodo, comunicativo -si es necesario- o dormido mientras se le hace una prueba o procedimiento doloroso, molesto o muy largo. Son ejemplos: un TAC, una resonancia, una colonoscopia, una punción durante el proceso de fecundación in vitro, etc.

¿Para qué sirve?

El objetivo de la sedación es proporcionar al paciente un estado de equilibrio entre la comodidad y la seguridad, que mantenga intactas las funciones respiratorias, cardiovasculares y los reflejos. El objetivo es mantener al paciente tranquilo, cómodo, comunicativo o dormido.

¿Cómo se realiza?

Para la sedación se administran medicamentos por vía endovenosa, calculados de manera similar a como se hace para una anestesia general y se individualiza para cada caso y procedimiento. La preparación del paciente y la vigilancia también se parecen a las de una anestesia general. El paciente es atendido en todo momento por un equipo de personal médico y de enfermería especializado en anestesiología.

Complicaciones de la Sedación

Entre las complicaciones de este procedimiento, existe la posibilidad de que la sedación consciente pase a inconsciente (anestesia general). Puede producirse una sedación excesiva con hipotensión y/o depresión respiratoria, que incluso puede conllevar los mismos riesgos que la anestesia general. Las áreas donde se realizan estos procedimientos están equipadas como los quirófanos.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.