Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Obtención del riñón según el tipo de donante

Tiempo de lectura: 2 min

Donante vivo

Cualquier persona que quiera ser donante en vida tiene que realizarse una serie de pruebas: un chequeo médico, una analítica completa con serologías y determinación del grupo sanguíneo y la realización de pruebas de imagen, entre las que destaca un angioTAC que sirve para estudiar la anatomía de los riñones.   

En general, se extrae el riñón izquierdo porque permite obtener una vena más larga, lo que facilita la cirugía del trasplante. En aquellos casos en que haya alguna anomalía renal siempre se extrae el peor riñón. Así mismo, se prefiere un órgano con vasos únicos. Generalmente el riñón consta de una arteria renal originada en la aorta abdominal, sin embargo, no es raro encontrar variaciones arteriales renales de manera que el riñón a veces presenta una irrigación múltiple. El hecho de presentar vasos múltiples o tener que extraer el riñón derecho no representa ninguna contraindicación para la donación.  

La técnica quirúrgica utilizada para la obtención renal es la laparoscopia. Para realizar esta técnica se hacen unas pequeñas incisiones en el abdomen para introducir unos tubos de plástico (trócares) por donde se introducen los instrumentos. Una vez realizada la disección del riñón, se ponen unos clips en la arteria y la vena renal, para su posterior sección. Rápidamente, se extrae el órgano y se limpia la sangre del donante con un líquido de preservación a través de la arteria renal.  

La extracción del órgano puede ser a través de una incisión a nivel del ombligo o del bajo vientre o, en el caso de las mujeres, a través de una incisión en la cúpula vaginal. Una vez finalizado este procedimiento, se prepara el riñón para ser implantado de manera inmediata.  

Donante fallecido

Para poder realizar la extracción de riñones en el donante fallecido, se realiza una incisión en cruz de la pared abdominal, o bien una incisión media entre el xifoides (cartílago que termina en el esternón) y el pubis. En función del tipo de donante, se extraen más o menos órganos. En el caso de la extracción solo de riñones, se introduce una cánula a nivel de la arteria aorta para perfundir los órganos mediante un líquido de preservación y, así, preservar su función. A través de otra cánula, a nivel de la vena cava, se recoge la sangre.

Posteriormente, se procede a la extracción de los riñones y a su preparación para el trasplante. Esta preparación se denomina cirugía de banco, durante la cual el cirujano extrae la grasa de alrededor de los riñones, inspecciona el órgano para descartar anomalías y prepara los vasos para el trasplante.  

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Fritz Diekmann
Mireia Musquera Felip

Publicado: 19 de abril del 2021
Actualizado: 19 de abril del 2021

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.