Clínic Barcelona
Asistencia

El Clínic incorpora el láser para tratar la epilepsia farmacorresistente

El Clínic realiza las dos primeras intervenciones con esta tecnología mínimamente invasiva. La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes. Según uno de los últimos estudios realizados en España, 6 personas de cada 1000 sufren epilepsia activa, sin diferencias en edad, sexo o región.

El Hospital Clínic de Barcelona ha sido puntero durante los últimos 25 años en el tratamiento de la epilepsia rebelde

Alrededor del 70% de esos casos se controlan adecuadamente con medicamentos. Para el 30% restante (epilepsias farmacorresistentes) existen otras alternativas como la cirugía o la neuromodulación.

El Hospital Clínic de Barcelona ha sido puntero durante los últimos 25 años en el tratamiento de la epilepsia rebelde, y por este motivo ostenta acreditaciones de excelencia como el CSUR (centros de referencia de epilepsia refractaria) y la pertenencia a Epicare (Red Europea de Epilepsias Raras y Complejas). En la Unidad de Epilepsia  del Clínic se trabaja de forma multidisciplinar, con diferentes especialistas que trabajan de forma conjunta para decidir cuál es el mejor tratamiento para un paciente concreto.

Recientemente se ha incorporado al arsenal terapéutico de la Unidad de Epilepsia el láser intersticial, un equipo que permite eliminar la zona en donde se inician las crisis de forma muy poco agresiva. Es una buena alternativa para pacientes con epilepsia focal en los que las crisis se inician en lesiones bien definidas y de pequeño tamaño (menos de 3 centímetros de ancho), o en áreas de acceso arriesgado mediante microcirugía convencional, como hamartomas hipotalámicos, esclerosis temporales mesiales, o displasias corticales.

La intervención consiste en la lesión selectiva del tejido enfermo mediante láser, evitando la lesión del cerebro circundante sano. El procedimiento se lleva a cabo a través de la resonancia magnética, lo que permite el control en tiempo real y una alta seguridad. El láser se aplica a través de una fibra óptica delgada que se inserta en el tejido enfermo mediante un brazo robótico guiado por imagen tridimensional intraoperatoria, para asegurar la máxima precisión y seguridad.

Además de ser muy precisa, la técnica con láser tiene la ventaja de que es menos agresiva. Se practica a través de una incisión de menos de un centímetro, la recuperación postoperatoria es más rápida y el ingreso hospitalario más corto que con cirugía convencional.

Para los pacientes que por sus condiciones no sean candidatos al tratamiento con láser, el programa de epilepsia del Hospital Clínic sigue ofreciendo sus terapias personalizadas de microcirugía y tratamientos de neuromodulación como la estimulación del núcleo anterior del tálamo.