Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Prevención del Cáncer de Cuello de Útero

Tiempo de lectura: 1 min

Desde hace años, se lleva a cabo la prevención secundaria del Cáncer de Cuello de Útero basada en la revisión ginecológica y la toma de una muestra del cuello para realizar una citología o test de papanicolau. Con esta simple exploración se puede identificar la presencia de células anormales o lesiones precursoras o premalignas del cuello uterino. Las mujeres con estas lesiones se tratan con extirpación del tejido afectado (conización). 

Desde hace algo más de una década se lleva a cabo la prevención primaria mediante la administración de vacunas frente al VPH (causa necesaria para el desarrollo del CCU). Las vacunas incluyen los dos tipos más frecuentes (16 y 18) causantes de más del 70% de todos los CCU.  Recientemente, se ha comercializado una vacuna nonavalente que protegen frente a 7 tipos de VPH implicados en las lesiones premalignas y cáncer (capacidad de protección próxima al 90%).

Los procedimientos que impiden el contagio del VPH (uso del preservativo) o favorecen su eliminación o impiden la persistencia (no fumar o limitar el uso de anticonceptivos orales a largo plazo) también contribuyen a reducir el riesgo de tener un CCCU.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Aureli Torné Bladé
Lydia Gaba
María Jesús Sánchez
Àngels Rovirosa

Publicado: 21 de febrero del 2020
Actualizado: 21 de febrero del 2020

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.