Vivir con Hipertensión Arterial Pulmonar

Tiempo de lectura: 4 min

Algunos alimentos y/o bebidas pueden afectar o alterar el efecto esperado de la medicación que el paciente toma. Es muy importante hacer una dieta sin sal porque los fármacos tengan más efecto.    

Es importante llevar un estilo de vida saludable, para evitar un empeoramiento brusco de la enfermedad.

Persona que no puede levantar peso

No hacer esfuerzos corporales exagerados o levantar objetos muy pesados, a pesar de que es recomendable hacer ejercicio.

Persona que se ducha a alta temperatura

Evitar baños calientes o inmersiones.

Mujer que no puede quedarse embarazada

Evitar el embarazo.

Jarra de cerveza y cannabis

Evitar fumar i beber alcohol.

  • Abandonar el tabaco es la medida más recomendada para reducir uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y mejorar la respiración. Los programas de deshabituación al tabaco ayudan a que dejar de fumar sea más fácil de conseguir. Es recomendable consultar con el equipo de salud para tener ayuda y asesoramiento en esta decisión.
  • La obesidad puede provocar que la hipertensión pulmonar empeore con otras enfermedades como el síndrome de hipoventilación. Es una afección que se presenta en personas con obesidad, en las cuales existen unos niveles bajos de oxígeno y niveles más altos de dióxido de carbono en sangre, que empeoran la enfermedad de base.
  • Dado que cada persona es diferente, no hay una dieta determinada que pueda ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad. Se tiene que comer de forma saludable para mantener la energía e intentar llegar a un peso saludable. Si se observa una pérdida o aumento significativo de peso, se tiene que comunicar al equipo médico. 
  • Dieta sin sal. Es importante reducir el consumo de sal para prevenir o reducir la retención de líquidos. La sal contiene sodio, principal responsable del equilibrio de los líquidos en el organismo. Un exceso de sal en la ingesta puede aumentar el volumen de sangre que tiene que bombear el corazón y hacer que la presión aumente. Hay que evitar las comidas preparadas o envasados, y es primordial comer fruta fresca, verduras, cereales integrales, pescado y carne. En pequeñas comidas y de manera frecuente.
  • Prevenir el restreñimiento. Para evitar sobreesfuerzos, se tiene que incluir a la dieta alimentos ricos en fibra vegetal como los frutos secos naturales, cereales, pan integral o fruta como la ciruela o naranja.

 

Consejos para reducir el consumo de sal:

  • Reducir cada día la cantidad de sal hasta eliminarla del todo.
  • Potenciar el sabor de los alimentos cocinando al vapor, horno, papillote, plancha, y utilizando nuevos condimentos y hierbas aromáticas.
  • Vigilar las etiquetas de los productos y escoger los bajos en sodio.

Hay que limitar la actividad física según la sintomatología. Si se quiere incorporar ejercicio a la rutina diaria, se tiene que consultar con el equipo asistencial. Últimamente, han aparecido estudios sobre la incorporación de ejercicio en pacientes con hipertensión pulmonar para aumentar la resistencia y mantener, así, un buen nivel físico. En estos momentos muchos centros de referencia, están incorporando programas de rehabilitación cardiopulmonar supervisados.

Es frecuente tener dificultad para respirar mientras se duerme. Dormir en una posición con la parte superior del cuerpo levantada, puede ayudar a respirar mejor. Para hacerlo, se tienen que usar almohadas que incorporen todo el tronco y no solo elevar la cabeza o el cuello. Si se tiene una cama abatible, también se pueden levantar los pies. Para mejorar la respiración y la oxigenación en situación de reposo se pueden usar técnicas de relajación y respiración profunda, también ejercicios de respiración y suspiros provocados antes de ir a dormir para mejorar la ventilación.

Para la mayoría de las personas con hipertensión arterial pulmonar es posible seguir teniendo relaciones sexuales cuando la enfermedad está bajo control y los síntomas no empeoran durante su práctica. Se tiene que buscar el momento adecuado, estar relajado, hay que evitar situaciones justo acabar de comer o si se ha hecho una actividad física previa. Y buscar posiciones cómodas que no hagan presión abdominal o aumento del cansancio. Es importante hablar con la pareja sobre el tema.

En cuanto al embarazo, hay que seguir una contracepción efectiva, porque la sobrecarga hemodinámica que representa un embarazo y, sobre todo, el posparto inmediato, podría producir la muerte de la madre. Se aconseja un sistema doble de control del embarazo: de barrera (preservativo) y hormonal sin estrógenos.

A la hora de programar las vacaciones, se tienen que seguir unas pautas para evitar complicaciones de la enfermedad.

  • Asegurar el acceso a un hospital cerca o a un centro donde se pueda ir si se presenta algún problema.  
  • Llevar informes y teléfonos de contacto de su centro de referencia.  
  • Preparar toda la medicación que se use, llevando alguna de más por si hay complicaciones o atrasos.  
  • Hay que evitar temperaturas extremas.  
  • Evitar sumergirse en aguas termales y/o ir a la sauna ya que puede provocar una bajada de la presión arterial severa.  
  • Prohibido sumergirse en el agua a aquellos pacientes que llevan catéteres por administración de medicación.
  • Evitar destinos turísticos que estén situados por encima de los 1.000 metros de altitud.  
  • Viajar en avión está contraindicado en muchos pacientes. Antes de plantearse hacer un viaje en avión siempre se tiene que consultar con el equipo del centro de referencia para evaluar la situación.  
  • Si se lleva oxígeno, se tiene que comunicar a la hora de hacer la reserva, y gestionar con el servicio médico el traslado al aeropuerto si se requiere.

Vivir con los síntomas de la hipertensión pulmonar puede tener un impacto emocional en los pacientes, que se pueden sentir deprimidos, frustrados, angustiados y desmotivados. Pueden ser de gran ayuda el apoyo de familiares y amigos, así como el de profesionales y asociaciones de pacientes.

Información documentada por:

Isabel Blanco Vich
Joan A. Barberà Mir

Publicado: 23 de noviembre del 2021
Actualizado: 1 de diciembre del 2021

La donaciones que pueden realizarse desde esta página web son exclusivamente en beneficio del Hospital Clínic de Barcelona a través de la Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica, y no para la Fundación BBVA, colaboradora del proyecto PortalClínic.

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.