Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Causas de los Trastornos de Ansiedad

Tiempo de lectura: 2 min

Los factores de riesgo en los trastornos de ansiedad se dividen en dos grandes grupos: los factores de riesgo predisponentes, que hacen que unas personas tengan más opciones de tener un trastorno que otras (es decir, que sean más vulnerables) y los factores desencadenantes, que hacen aparecer el trastorno. La suma de los factores de riesgo predisponentes y desencadenantes es lo que probablemente da como resultado un trastorno de ansiedad.

Factores de riesgo predisponentes

Familia y árbol genealógico indicando factores hereditarios

Antecedentes familiares. Existe un componente familiar en el desarrollo de algunos trastornos de ansiedad, lo que implica que si una persona tiene alguno de estos trastornos sus familiares tienen más probabilidad de tenerlo también. Esto no quiere decir que los hijos de una persona con un trastorno de ansiedad lo desarrollen.

Mujer embarazada

Tóxicos en el embarazo. Determinadas situaciones o el contacto con algunas sustancias durante el embarazo (problemas graves de nutrición, consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, algunos fármacos o elevados niveles de cortisol, entre muchos otros) pueden provocar una vulnerabilidad a desarrollar algún tipo de trastorno, entre los que se encuentran los trastornos de ansiedad.

Mujer con un bebé en brazos

Estilo de crianza. También hay factores relacionados con el estilo de crianza que pueden generar una predisposición a desarrollar un trastorno de ansiedad. Un vínculo inseguro entre el bebé y sus cuidadores (por ejemplo, no satisfacer las necesidades del menor cuando hace demandas, aplicar un estilo de crianza contradictorio o no transmitirle seguridad ni amor incondicionales), así como un estilo de crianza excesivamente autoritario o demasiado sobreprotector, están relacionados con una mayor vulnerabilidad a tener estos trastornos.

Factores de riesgo desencadenantes

Persona con símbolos en la cabeza representando estrés, ansiedad, confusión, desorientación, dolor de cabeza o migrañas.

Estrés. Situaciones de estrés como los derivados por problemas en el trabajo, en las relaciones familiares o sociales, favorecen la aparición de síntomas de ansiedad.

Dos caras de una misma persona, una alegre y otra triste simbolizando cambios de humor

Personalidad. Otro factor que en ocasiones puede ayudar a desarrollar un trastorno de ansiedad es la "forma de ser" de una persona. Personas con una tendencia a la inhibición y la timidez pueden tener una mayor tendencia a desarrollar trastornos de ansiedad. No obstante, hay que recordar que no existe ningún factor de riesgo que sea determinante por sí solo en la aparición de estos trastornos. Además, de cara a la intervención los factores de riesgo no son tan importantes como los factores que ayudan a mantener el trastorno. Estos últimos son el foco de la intervención psicológica y hay que modificarlos para conseguir buenos resultados, independientemente de las causas del trastorno.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Eduard Forcadell López
Luisa Lázaro García
Miquel Àngel Fullana Rivas
Sara Lera Miguel

Publicado: 29 de enero del 2019
Actualizado: 29 de enero del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.