Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.
Tiempo de lectura: 4 min

El trasplante de médula ósea, hoy en día denominado trasplante de progenitores hematopoyéticos, es un procedimiento que consiste en sustituir las células madre de la médula ósea enferma por las sanas de un donante. El donante puede ser el mismo paciente (trasplante autólogo o autogénico) u otra persona (trasplante alogénico). Pero, ¿qué origina el hecho de necesitar un trasplante de médula ósea? Enfermedades como la leucemia, un linfoma o una inmunodeficiencia pueden hacer enfermar la médula ósea. Para muchos pacientes este es el único tratamiento curativo y, por este motivo, la actividad de trasplantes en el mundo no para de crecer.

El Trasplante de Médula Ósea en primera persona

Profesionales y pacientes te explican cómo se convive con la enfermedad
Que sean muy optimistas y muy pacientes, porque es un proceso largo. Que saquen la energía positiva, que busquen apoyo en la gente que está a su alrededor, familiares, amigos, el personal del hospital, porque todos vamos a una.
Era plenamente consciente de que me estaban regalando una segunda oportunidad.

El trasplante de médula ósea (trasplante de progenitores hematopoyéticos) es un tratamiento en el que se reemplazan las células enfermas de la medula ósea por células madre (progenitores hematopoyéticos) de un donante sano (trasplante alogénico) o del mismo paciente (trasplante autólogo).

El objetivo del trasplante es curar enfermedades sanguíneas o neoplasias hematológicas (enfermedades que afectan a la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos), como la leucemia, que no se pueden atender con otros métodos o tratamientos.

Enfermedades que necesitan un Trasplante de Médula Ósea

Las enfermedades que requieren de un trasplante de médula ósea son aquellas que provienen de las células de la médula ósea (enfermedades sanguíneas o neoplasias hematológicas) como la leucemia, el linfoma, el mieloma múltiple, etcétera. Aunque es menos frecuente, también puede estar indicado en algunas enfermedades autoinmunes como la esclerosis sistémica, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Crohn.

No todas las neoplasias hematológicas requieren un trasplante de médula ósea y, en este sentido, es el hematólogo quien determina y realiza este tipo de tratamiento.

Tipos de Trasplante de Médula Ósea

Paciente con una vía venosa recibiendo un trasplante de médula

Autólogo. En este tipo de trasplante las células se obtienen del propio paciente. El trasplante autólogo, por lo general, está indicado en pacientes con linfoma y mieloma múltiple.

Trasfusión de sangre o trasplante alogénico de un donante compatible o emparentado a un paciente

Alogénico. En el trasplante alogénico las células se obtienen de un donante sano compatible. Cuando el donante es un familiar del paciente se denomina donante emparentado. En general, es un hermano/a, padre o madre quien suele ser 100% compatible. No todos los hermanos son compatibles y la probabilidad de serlo es de un 25% (1 de 4). 

En el caso de no contar con un hermano compatible, se inicia una búsqueda de donante no emparentado en los diferentes registros internacionales. A estos tipos de donantes se les denomina “no emparentados o no relacionados”. La probabilidad de encontrar un donante compatible en los registros de donantes varía en función de la persona. 

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Ariadna Domenech Bachiller
Carla Ramos Serrano
Gonzalo Gutierrez Garcia

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.