Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Síntomas y signos de la Hernia Discal Cervical

Tiempo de lectura: 2 min

Hay varios tipos de molestias o cuadros clínicos que se pueden dar de forma aislada o superpuestos:

Persona de espaldas con la mano en la nuca, tortícolis

Cervicalgia. Se caracteriza por tener episodios de dolor en el cuello debido a algún tipo de esfuerzo o de mantenimiento de una postura viciada. En cada nuevo episodio, el dolor tarda más días en ceder y se repiten con intervalos de tiempo más cortos. La persona puede llegar a adoptar una postura antiálgica (tortícolis), por contractura muscular para evitar que el dolor aumente.

Persona de espaldas con la mano en la nuca y dolor en el brazo

Cérvico-braquialgia. Tras un esfuerzo o de forma aparentemente banal, la persona tiene un dolor muy intenso que se traslada hacia uno de los brazos. El dolor aumenta con cualquier movimiento, sobre todo al estirar el brazo o con la tos o el estornudo, lo que puede llegar, incluso, hasta los dedos de la mano. Se puede sentir una zona como dormida, acorchada o con sensaciones extrañas o molestas al tocarse, que se corresponde con la franja que duele, inervada por el nervio afectado. En casos graves, la persona nota, además, pérdida de fuerza o de habilidad en la mano, con incapacidad para coger las cosas. Tanto la cervicalgia como la cérvico-braquialgia se suelen dar en gente más joven o de edad media.

Persona de espaldas con la mano en la nuca y las vértebras dañadas dibujadas en transparencia

Mielopatía. Se produce cuando se comprime la médula espinal en la zona del cuello. Es más frecuente en personas de mayor edad y se puede sobreañadir a otros síntomas o aparecer de forma aislada. Se debe más a la presencia de proliferaciones de hueso que aparecen asociadas a procesos de artrosis o desgaste articular (osteofitos) que por hernia discal pura. Estos osteofitos, al crecer o aumentar de tamaño, acaban provocando una estrechez en la luz del canal vertebral (estenosis de canal) a nivel de uno o varios segmentos vertebrales. La compresión crónica o mantenida de estos osteofitos afectan la médula espinal o los pequeños vasos que aportan sangre a la médula. Se manifiesta por tener dificultad para movilizar las extremidades superiores y posteriormente trastornos en la marcha.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información general de Dolor de Espalda

Consulta toda la información relacionada con Dolor de Espalda

Leer más

Información documentada por:

José Poblete Carrizo
Salvador Fuster

Publicado: 25 de octubre del 2019
Actualizado: 25 de octubre del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.