Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Diagnóstico del Síndrome de Sjögren

Tiempo de lectura: 4 min

Como los diversos síntomas y manifestaciones no siempre aparecen en todos los pacientes, el síndrome de Sjögren puede ser una enfermedad difícil de diagnosticar, ya que estas manifestaciones pueden haber sido valoradas de forma individual por especialistas distintos, en lugar de ser evaluadas en conjunto como una enfermedad.

No existe una única prueba diagnóstica para decir que un paciente tiene un síndrome de Sjögren. Los médicos especialistas en la enfermedad evalúan una combinación de factores que incluyen signos y síntomas, una cuidadosa historia clínica, un examen físico, unas determinadas pruebas diagnósticas y pruebas de laboratorio.

En muchos casos, los pacientes son visitados de forma individual por especialistas de un órgano en concreto (oftalmólogos, odontólogos, otorrinolaringólogos o ginecólogos) debido a los problemas de sequedad múltiples; los principales especialistas, internistas, médicos de atención primaria y reumatólogos, poseen una visión integral del paciente para realizar un diagnóstico preciso.

Médicos con conocimientos en enfermedades autoinmunes, en relación con los profesionales  de la atención primaria, son los especialistas que diagnostican  y controlan al paciente con este síndrome. El resto de profesionales intervienen tanto en el diagnóstico como en el seguimiento y tratamiento del órgano específico afectado por la enfermedad.

Pruebas para diagnosticar el Síndrome de Sjögren

Las pruebas necesarias para llegar al diagnóstico del Síndrome de Sjögren son:

carpeta con historia clínica

Historia clínica. La realiza el especialista experto en enfermedades autoinmunes sistémicas e incluye la historia de los síntomas, cambios orales y oculares, fatiga, ansiedad, dolor en los músculos y articulaciones, duración de los síntomas, medicación, etc.

Prueba visual

Exploración física completa. Incluye revisión de ojos, boca, ganglios, glándulas salivares y resto de órganos.

Tubo extracción de sangre

Analítica completa con inmunología. Para evaluar la necesidad de realizar pruebas de estudio específicas de la enfermedad.

Las principales pruebas inmunológicas se realizan mediante un análisis de sangre para la determinación de:

Prueba Anticuerpo Nuclear (ANA)

Anticuerpo Nuclear (ANA). Los ANA son un grupo de anticuerpos que reaccionan contra los componentes normales del núcleo celular. Alrededor del 90% de los pacientes con síndrome de Sjögren tienen un resultado positivo de la prueba ANA. No obstante, su presencia nunca confirma por sí sola la existencia de la enfermedad.

Prueba factor reumatoide

Factor reumatoide (FR). Esta prueba suele ser indicativa de una enfermedad reumatológica como la artritis reumatoide, aunque la mitad de los pacientes con Sjögren pueden tenerla positiva; tampoco confirma la enfermedad, pero tenerla positiva aumenta el riesgo de tener un síndrome de Sjögren.

Prueba Ro (o SS-A) y La (o SS-B)

Ro (o SS-A) y La (o SS-B). Son los anticuerpos marcadores para Sjögren. Hasta el 80% de los pacientes de Sjögren son positivos para Ro y el 40% son positivos para La. Aunque son anticuerpos que pueden tener pacientes con otras enfermedades autoinmunes (principalmente lupus, también miositis o esclerodermia), el resultado positivo para el Ro se considera muy indicativo de la enfermedad hasta tal punto que actualmente se considera el principal marcador inmunológico de la enfermedad.

Crioglobulinas

Crioglobulinas. Son proteínas sanguíneas anormales que participan en las reacciones inmunitarias y que se detectan en aproximadamente un 10% de los pacientes de Sjögren.

Crioglobulinas

Complemento. La disminución de los factores de complemento C3 y C4 se detecta en un 15% de pacientes con la enfermedad.

Exploraciones para estudiar la funcionalidad de las glándulas salivales:

Médico con test visual de letras

Exploración oftalmológica.

Labios con una cinta para medir el flujo salival

Flujo salival. Mide la cantidad de saliva producida durante un cierto período de tiempo.

Prueba gammagrafía salival para estudiar el funcionamiento de las glándulas salivales

Gammagrafía salivar. Es una prueba de medicina nuclear que estudia el funcionamiento de las glándulas salivares mayores. Se clasifica en cuatro grados, desde el I que es normal hasta el IV que es el de máxima afectación de las glándulas. Hay que tener en cuenta que esta  prueba mide cómo funcionan las glándulas, pero no clasifica la enfermedad en grados, de esto se encarga la clasificación Schall.

Biopsia de las glándulas salivares

Biopsia de las glándulas salivares menores. Una biopsia de glándula salival (generalmente en el labio inferior) puede ser necesaria para confirmar la infiltración de células inflamatorias (linfocíticas) de las glándulas salivales menores. Debe ser realizada por expertos en la técnica, ya que su realización incorrecta puede dejar secuelas crónicas. Es una prueba que se reserva para los casos de diagnóstico más complicado.

La combinación e integración de todas estas pruebas la realiza el profesional experto en enfermedades sistémicas autoinmunes que aplica criterios internacionales (actualmente son los criterios ACR/EULAR 2016). En ocasiones, puede haber personas que no cumplan estos criterios y que en cambio el especialista considere que sí tienen la enfermedad; se aconseja que este diagnóstico, en contra de los criterios establecidos, lo realicen expertos en la enfermedad con una larga experiencia y reconocimiento internacional.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Manuel Ramos Casals

Publicado: 28 de mayo del 2019
Actualizado: 28 de mayo del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.