Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Pruebas para diagnosticar el Bocio

Tiempo de lectura: 1 min

La presencia de bocio indica que hay una alteración de la función de la glándula tiroides, por lo que es importante diagnosticar su causa. Las principales pruebas son: 

diagnóstico:  analítica de sangre general para diagnóstico

Análisis de sangre. Para determinar si la tiroides funciona bien. 

Ecografía cervical

Ecografía cervical. Está indicada para medir las dimensiones de la tiroides y la presencia de nódulos. Si la tiroides está difusamente aumentada y la analítica muestra hipertiroidismo (aumento de las hormonas tiroideas), se completará con pruebas de autoinmunidad para ayudar a diagnosticar la enfermedad. Si la tiroides secreta pocas hormonas (hipotiroidismo) es más probable que se trate de una tiroiditis de Hashimoto o de un bocio multinodular.  

Punción-aspiración con aguja fina (PAAF) guiada por ecografía

Para completar el diagnóstico pueden ser necesarias otras pruebas como una punción-aspiración cervical con aguja fina o una gammagrafía cervical con yodo radioactivo.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información general de Enfermedades del Tiroides

Consulta toda la información relacionada con Enfermedades del Tiroides

Leer más

Información documentada por:

Felicia Alexandra Hanzu
Mireia Mora Porta

Publicado: 2 de junio del 2021
Actualizado: 2 de junio del 2021

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.