Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.
Tiempo de lectura: 2 min

El estreñimiento es un problema de salud muy frecuente en todo el mundo. Aunque la mayoría de las veces es un síntoma que ocurre durante un período limitado en el tiempo, puede convertirse en un problema crónico y afectar de forma grave a la calidad de vida de las personas que lo presentan. Conocer las causas asociadas a su aparición, prevenirlas, realizar un adecuado diagnóstico y utilizar de manera correcta las distintas herramientas terapéuticas disponibles son medidas fundamentales para mejorar este síntoma y las complicaciones asociadas. 

Las medidas no farmacológicas son siempre el primer paso en un abordaje terapéutico y son cambios en el estilo de vida.

El estreñimiento es una manifestación subjetiva definida por una serie de síntomas que tienen en cuenta el número de deposiciones que realiza una persona, su consistencia o forma, el esfuerzo y la satisfacción obtenida tras la defecación.  

Tipos de estreñimiento

En líneas generales, el estreñimiento se puede dividir en primario o idiopático y en secundario u orgánico.  

  • Estreñimiento primario. Se establece por criterios clínicos y tras haber excluido otras causas, y suele deberse a alteraciones funcionales primarias del colon y del anorrecto. Dentro de este grupo, la situación más frecuente se conoce como “estreñimiento con tránsito colónico normal”, en el cual es posible demostrar que el tiempo de transporte de las heces a lo largo del colon es adecuado, y suele deberse a situaciones de estrés o ansiedad. En un porcentaje más bajo de casos el estreñimiento sí se asocia a un tránsito lento y, en otros, existe una dificultad durante la defecación.  

  • Estreñimiento secundario. Puede deberse a una amplia variedad de enfermedades metabólicas, digestivas o neurológicas y a multitud de fármacos. 

¿A cuántas personas afecta?

El estreñimiento es un problema médico muy frecuente en la población general y afecta a alrededor de 1 de cada 4 -5 personas a lo largo de su vida. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque su frecuencia aumenta con la edad, particularmente a partir de los 65 años. Afecta más a mujeres que a hombres, y esta diferencia por género es menos frecuente en mayores de 65- 70 años.  

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Faust Feu Caballé
Francesc Balaguer Prunes
Sabela Carballal Ramil

Publicado: 21 de julio del 2020
Actualizado: 21 de julio del 2020

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.