Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.
Tiempo de lectura: 4 min
El trastorno obsesivo-compulsivo se caracteriza por tener obsesiones (pensamientos, imágenes o impulsos que causan mucha ansiedad, miedo o malestar y no son preocupaciones habituales) y/o compulsiones (comportamientos o pensamientos que la persona repite para afrontar las obsesiones). Aunque la mayoría de personas tenemos obsesiones y/o compulsiones, en el trastorno obsesivo-compulsivo estas obsesiones y/o compulsiones interfieren en la vida diaria y pueden llegar a ocupar mucho tiempo.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo en primera persona

Profesionales y pacientes te explican cómo se convive con la enfermedad
Para diagnosticar el trastorno obsesivo-compulsivo, las obsesiones y compulsiones tienen que crear una elevada ansiedad y, además, una disfunción notable. Es decir, nos han de hacer perder mucho tiempo a lo largo del día.
Paciencia y conocer qué es el TOC de verdad. No juzgar. Entender en qué consiste, cómo funciona, qué síntomas tiene y cómo se puede llegar a sentir la persona que lo padece.

Cuando alguien tiene un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) tiene obsesiones y compulsiones que le causan dificultades importantes.

Las obsesiones son pensamientos, imágenes mentales o impulsos que una persona tiene en contra de su voluntad, de forma repetida, que la hacen sentir mal (ansiosa, culpable, etc.) y no forman parte de sus preocupaciones habituales. Obsesiones frecuentes son, por ejemplo, el pensamiento de sentirse sucio o contaminado; la imagen de que algo terrible va a ocurrir (por ejemplo, que la casa donde vive se quemará); o el impulso de comportarse mal (por ejemplo, agredir a alguien sin querer).

Las compulsiones son acciones o pensamientos que la persona hace habitualmente para quitarse el malestar que le provocan las obsesiones. Las compulsiones también reciben el nombre de rituales o manías. Sería, por ejemplo, lavarse de manera repetida una parte del cuerpo porque uno se siente sucio; comprobar repetidamente la llave del gas o la puerta de casa antes de salir; o repetirse mentalmente alguna frase para tranquilizarse.

La mayoría de personas con un TOC tienen a la vez obsesiones y compulsiones, aunque algunas tienen solo obsesiones. En la infancia y adolescencia, las compulsiones suelen aparecer antes que las obsesiones y, en ocasiones, pueden aparecer sin que el menor pueda explicar la obsesión.

Las personas con un TOC son normalmente conscientes de que sus obsesiones y/o compulsiones son irracionales (no son lógicas) o son exageradas, pero no pueden dejar de tenerlas o hacerlas, a diferencia de los menores y adolescentes a los que les cuesta más reconocerlas.

¿Qué NO es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

Hombre y mujer

Todo el mundo tiene obsesiones/compulsiones. Prácticamente todas las personas tienen en su vida cotidiana alguna obsesión o hace alguna compulsión, pero en las personas con TOC estas obsesiones y/o compulsiones llegan a causar dificultades importantes (por ejemplo, en la escuela, en el trabajo, a la hora de relacionarse, etc.) y ocupan mucho tiempo (habitualmente, más de una hora al día). Solo cuando se dan estas dificultades se dice que la persona tiene un TOC.

Trabajo en la oficina

Las preocupaciones “normales” por la vida no son obsesiones, por ejemplo, por cuestiones de trabajo o económicas). El diagnóstico del TOC lo debe hacer un profesional de la salud mental con experiencia.

Persona rodeada de muchos mensajes

Personalidad obsesiva y el TOC no son lo mismo. Algunas personas son muy cuadriculadas, demasiado perfeccionistas, se centran en el trabajo, etc., hasta el punto de que esta forma de ser les causa dificultades. De estas personas se dice que tienen una personalidad obsesiva (o, en algunos casos, que tienen un trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad). La mayoría de personas con un TOC no tienen un trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad, al igual que la mayoría de personas con un trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad no tienen un TOC.

¿A cuántas personas afecta el TOC?

El TOC es un trastorno frecuente, afecta aproximadamente a 1 de cada 50 personas. Es un trastorno que se da en todas las culturas.

Aunque puede aparecer en prácticamente cualquier edad, hay dos periodos en los que es más probable que surja el TOC: uno alrededor de los 10 años, y otro al inicio de los 20.

El TOC puede aparecer en menores, incluso muy pequeños. Es importante saber que los menores, a veces, tienen algunas obsesiones o compulsiones que suelen durar poco tiempo, que son normales a ciertas edades y que desaparecen en unas semanas o algunos meses. Pero si estas obsesiones o compulsiones continúan en el tiempo o si causan dificultades, es importante consultar con un profesional con experiencia para valorar si el menor tiene un TOC.

Algunas personas tienen obsesiones o compulsiones durante buena parte de la vida, pero no les llegan a causar dificultades y, por tanto, se considera que no tienen un TOC.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Luisa Lázaro García
Miquel Àngel Fullana Rivas

Publicado: 7 de febrero del 2019
Actualizado: 7 de febrero del 2019

La donaciones que pueden realizarse desde esta página web son exclusivamente en beneficio del Hospital Clínic de Barcelona a través de la Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica, y no para la Fundación BBVA, colaboradora del proyecto PortalClínic.

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.