Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Vivir con un Trastorno Adictivo

Tiempo de lectura: 8 min

Las adicciones son una enfermedad crónica con posibles recaídas. Es decir, mientras el paciente está sin consumir puede hacer una vida normal, probablemente con algún cambio de hábitos para intentar potenciar un entorno saludable y deberá estar atento a determinadas situaciones de riesgo.

Algunos consejos prácticos en la vida diaria fundamentales para la prevención de recaídas son:

Cannabis, pastillas y jeringuilla tachados

La abstinencia. Es probablemente el "mejor medicamento", ya que cuando se alcanza mejora sustancialmente la calidad de vida en los diferentes ámbitos de la persona: laboral, personal, familiar y social.

Fármacos azules y verdes correctos

Seguir de forma correcta el tratamiento médico. Tomar mal los medicamentos o abandonarlos por iniciativa propia conlleva el riesgo de encontrarse mal o de tener una recaída. A pesar de todo esto, si no se está tomando de forma correcta la medicación o existen dudas sobre si hay que tomar algún fármaco, lo mejor que se puede hacer es ser sincero con el profesional de referencia y comentárselo, porque es una manera de encontrar una solución segura y evitar posibles confusiones y efectos no deseados de algunos fármacos.

Persona al lado de un cartel que pone bar, evitar situaciones de riesgo

Evitar situaciones de riesgo. Las situaciones, personas y lugares que se asocian con el consumo son peligrosas de cara a una posible recaída. Por eso, hay que estar atento, observar y protegerse para prevenir estas situaciones o preparar respuestas para abordarlas en caso de que no se puedan evitar. Un ejemplo sería ir al bar para un consumidor de alcohol o salir de fiesta con el grupo de amigos consumidores de cocaína.

Persona durmiendo en la cama

Dormir las horas necesarias. Descansar es muy importante para encontrarse bien, tener energía y mantener hábitos saludables. Cada persona, en función de su edad y situación personal, tiene unas necesidades diferentes de sueño y descanso. Una correcta higiene del sueño es indispensable para tener buena calidad de vida. Por ejemplo, mantener rutinas en los horarios de acostarse y de levantarse.

Pirámide de la alimentación

Comer de forma equilibrada. Cuidar los hábitos de alimentación es especialmente importante en estos pacientes, ya que a menudo siguen hábitos poco saludables.

Persona mirándose al espejo, autobservación

Autoobservarse. Una correcta autoobservación es la mejor manera de prevenir recaídas. Fijarse en si uno está más irritable, cansado o ansioso, y en qué situaciones se da puede dar pistas de si se está en riesgo de tener una recaída. Por lo tanto, el autoconocimiento es indispensable para protegerse y cuidarse. Y la observación de las personas cercanas también es importante de cara a la prevención.

Cannabis, pastillas y jeringuilla tachados

No consumir otros tóxicos. El consumo de otros tóxicos, aunque nunca se haya consumido o que no se haya abusado en el pasado, es un factor de riesgo de cara a una recaída. Está demostrado que consumir, aunque sea en una única ocasión, aumenta las posibilidades de recaer en la adicción, ya que activa la huella que el tóxico ha creado en el cerebro y pueden reaparecer las ganas de consumir.

Café tachado, evitar bebidas con cafeína

Vigilar con el café, té y colas. Los efectos del café sobre el sueño (insomnio) duran aproximadamente ocho horas. Por lo tanto, es recomendable no tomar café a partir de las cuatro de la tarde. Y en ningún caso está recomendado consumir más de 3 o 4 cafés (o dosis de cafeína) diarios. Hay que vigilar la cafeína que contienen bebidas como las colas y preparados energéticos.

Mujer sentada en posición de Yoga

Huir del estrés. Intentar reservar tiempo diario para uno mismo y realizar actividades agradables, siempre de forma relajada. Practicar alguna actividad que ayude a rebajar la tensión (ejercicio físico moderado, lectura, pintura), así como tratar de relativizar los problemas.

Apoyo emocional entre dos mujeres

Escuchar a personas de confianza. Buscar, entre los familiares o amigos, alguien que pueda actuar como punto de referencia. Normalmente, aquellas personas que conviven con personas con una adicción pueden detectar una situación de riesgo de forma más clara. Si esta persona hace comentarios de alerta es importante tenerlo en cuenta, aunque uno mismo a veces no sea consciente, y pedir ayuda profesional en caso de duda.

Hombre con tic positivo, aceptación de la enfermedad

Aceptar la enfermedad e intentar aprender a convivir con ella. Negar la enfermedad no hace más que empeorarla. Hay que ser consciente de que una persona que ha tenido una adicción siempre puede tener una recaída, aceptar este riesgo es la mejor manera de prevenirlo.

Las adicciones y el trabajo

Las fluctuaciones y recaídas del trastorno pueden generar dudas sobre cómo se debe plantear esta situación en el entorno laboral. Debe quedar claro que la salud es lo primero y se tendrán en cuenta el estrés y los horarios en el trabajo (evitar horarios nocturnos). Más allá de estas consideraciones, el trastorno no limita el trabajo durante los períodos de estabilidad.

Por otra parte, siempre se plantea la duda de si se ha de compartir esta información con los superiores o compañeros. La información sobre el estado de salud es una cuestión personal, por lo que cada uno es capaz de decidir qué quiere contar y qué no al respecto y, en ningún caso, se está obligado a explicar que se tiene una determinada enfermedad.

Las adicciones y la familia

La familia juega un papel fundamental en todos los aspectos de la vida y más en la salud mental. Por ello, es recomendable que la familia cercana esté al corriente de la situación, conozca el trastorno y, más importante aún, aprenda cómo detectar el inicio de una recaída y cómo actuar si se produce.

Algunos consejos prácticos para poner barreras entre el paciente y el consumo son los siguientes:

Alcohol y tabaco en una casa, no tener tóxicos al alcance

No tener tóxicos al alcance en casa ni objetos relacionados con el consumo. Con las drogas legalizadas esto puede ser más complicado que con las ilegales. Por ejemplo, para una persona con una adicción al alcohol tener vino o cerveza en la nevera de casa o tener un armario con destilados no facilita la abstinencia. O para un fumador, tener encendedores y ceniceros a la vista no será de ayuda de cara al tratamiento.

Dos personas hablando y una hablando más alto

El familiar debe intentar evitar las conversaciones y discusiones cuando el paciente está intoxicado dado que el estado en que se encuentra supone una dificultad para valorar de forma objetiva la realidad y solo hará que aumentar el malestar del paciente y del familiar. Es conveniente posponer las conversaciones y decisiones importantes para momentos de mayor estabilidad.

Ambulancia con la sirena o luz encendida

Si hay situaciones que pueden suponer un riesgo para el paciente o los demás, hay que llamar a los servicios de emergencia antes de intentar insistir con cualquier otra medida.

Apoyo emocional entre dos mujeres

Escuchar al paciente, preguntarle cómo está, aunque la respuesta parezca obvia o que se tenga la sensación de que no quiere hablar. A veces, solo es necesario encontrar el momento para crear un clima cálido y, así, la persona puede abrirse y poder expresarse si algo no va bien. Mejor preguntar siempre en positivo y de forma abierta: ¿Cómo estás? ¿Cómo va? En cambio, interrogar sobre el consumo suele generar desconfianza y tensión. ¿Has bebido? ¿Tienes ganas de consumir? ¿No habrás vuelto a fumar? Son ejemplos de preguntas que provocan tensión y distanciamiento.

Persona tocándole la espalda a otra, apoyo emocional

Dialogar. Hay que recordar que una persona con una adicción tiene un trastorno y que no actúa con ganas de hacer daño o por vicio, sino porque es adicto. Esto puede ayudar a descargar de culpas y responsabilidades al familiar, y rebajar la ira o frustración que puede sentir frecuentemente un familiar que se ve afectado e involucrado en toda la problemática del paciente. Esta visión también ayuda a poder comunicarse con el familiar con una adicción, entender un poco lo que está pasando y poder apoyar desde una posición más sana para toda la familia.

Familia con un tic positivo, aceptación de la enfermedad por parte de la familia

Aceptación. Un paciente con una adicción es un paciente crónico, que necesita un tratamiento médico y psicológico de larga duración y, a menudo, un seguimiento de por vida. Es normal que la familia, sobre todo si comparten casa, se vea muy afectada por el trastorno. Animar al paciente a seguir con la abstinencia, apoyar con todo lo que se pueda y cuidarse individualmente puede ayudar a un mejor ambiente familiar. Aceptar todo lo que el trastorno conlleva puede ayudar a vivirlo con menos resistencia y prever posibles obstáculos para remediarlo lo antes posible.

La adicción provoca un distanciamiento entre los familiares. Poder abordar el problema de forma conjunta, haciendo equipo, facilita la recuperación y mejora más rápido las dinámicas familiares.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Antoni Gual Solé
Clara Oliveras Salvà
Hugo López Pelayo
Magalí Andreu
Mireia Graell Gabriel
Pablo Barrio Giménez
Silvia Mondón

Publicado: 16 de septiembre del 2019
Actualizado: 16 de septiembre del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.