Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Pronóstico de la Depresión Posparto

Tiempo de lectura: 2 min

La recuperación de una depresión posparto es ligeramente más lenta que la de la depresión en otros momentos del ciclo vital. Más del 50% de las mujeres con depresión posparto necesitan un año para recuperarse completamente y una de cada 10 presenta cronificación de algunos síntomas, sobre todo si no se recibe el tratamiento adecuado.

La recuperación es más difícil y más larga para las mujeres que han tenido episodios depresivos previos o durante el embarazo y en situaciones de dificultades socioeconómicas.

Complicaciones maternas

La depresión posparto tiene un impacto significativo en la mujer que la tiene; interfiere de forma negativa en el bienestar, en la calidad de vida y en el funcionamiento general como madre, como esposa y trabajadora. Los síntomas depresivos combinados con el cansancio extremo y la carga de trabajo de cuidar al recién nacido pueden dar como resultado un sobreesfuerzo adaptativo que puede agudizar los síntomas depresivos y comprometer las competencias maternales. La escasa disposición de tiempo para una misma, la disminución o desaparición de la capacidad de experimentar placer (anhedonia), la falta de energía y de ilusión ponen en riesgo las relaciones personales, con el consiguiente aislamiento y pérdida de apoyo social.

Complicaciones vínculo recién nacido

La sintomatología depresiva puede interferir en el establecimiento y mantenimiento del vínculo entre la madre y su bebé. Las madres deprimidas pueden sentir ambivalencia, distanciamiento o rechazo, tener dificultades para vincularse de manera sensible y adecuada con él.

Las alteraciones del vínculo maternofilial suponen un riesgo para el desarrollo   de psicopatología en el descendiente que puede prolongarse hasta etapas adolescentes.

Además, la depresión posparto, sobre todo si es grave y/o cronificada, tiene un impacto negativo en el desarrollo cognitivo, emocional y conductual de los descendientes. La exposición a la depresión materna en los primeros años de vida es un factor de riesgo para el neurodesarrollo. Este impacto, sin embargo, no es irreversible. Los efectos cognitivos pueden mejorar con el tratamiento adecuado de la depresión posparto.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Alba Roca
Anna Torres Giménez
Lluïsa García Esteve
Susana Andrés Perpiñá

Publicado: 7 de mayo del 2019
Actualizado: 7 de mayo del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.