Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Preguntas frecuentes sobre Depresión Posparto

Tiempo de lectura: 4 min
¿La depresión posparto es un trastorno frecuente?

La Depresión Postparto (DPP) es una de las complicaciones perinatales más comunes. Se estima que una de cada 10 madres la desarrollará y esta cifra puede ser más elevada en países en vías de desarrollo.

¿La depresión postparto es un trastorno leve y transitorio?

El Maternity Blues es un trastorno leve y transitorio que experimenta un 70-80% de las madres. Está muy influido por los cambios hormonales repentinos y consiste en oscilaciones anímicas a lo largo del día, ganas de llorar, nerviosismo, irritabilidad y dificultades en concentrarte. Estos síntomas suelen ser más intensos el 4º o 5º día después del parto y desaparecen de forma espontánea después de dos semanas. La DPP se caracteriza por la presencia de síntomas depresivos la mayor parte del día durante al menos dos semanas. Un estudio reciente demuestra que en muchos casos se puede requerir al menos un año para la recuperación completa.

¿Cuáles son las causas de la depresión posparto?

Se desconocen las causas exactas de la depresión posparto, pero se considera que hay diferentes vulnerabilidades que la pueden precipitar. Las hipótesis que intentan explicar la aparición y mantenimiento de la depresión posparto se engloban dentro del modelo general de vulnerabilidad frente al estrés. Este modelo considera el parto como un estresor neurohormonal e inmunológico y la transición hacia la maternidad como un estresor psicosocial.

¿Puedo tomar un tratamiento antidepresivo si estoy haciendo lactancia materna?

Los fármacos antidepresivos se encuentran en la leche materna y llegan al lactante. Sin embargo, la mayoría de antidepresivos son compatibles con la lactancia materna por lo que, en general, no es necesario suspender la lactancia materna para el tratamiento farmacológico con antidepresivos. Las principales Guías Clínicas de Salud Mental Perinatal y Sociedades Científicas internacionales y españolas, no aconsejan suspender el uso de antidepresivos ni durante el embarazo ni la lactancia, y se debe realizar una valoración individualizada teniendo en cuenta todos los aspectos. Es necesario valorar los riesgos de los antidepresivos y de la depresión no tratada y los beneficios de mantener la lactancia materna y del efecto de los antidepresivos en la salud materna.

¿Todas las madres se vinculan bien con sus recién nacidos?

No. Los estudios muestran que una tercera parte de las madres con un episodio depresivo en el posparto presentan dificultades para iniciar y/o mantener el vínculo con el recién nacido. Las madres pueden experimentar ambivalencia o falta de respuesta emocional hacia el bebé, sentirse atrapadas en la situación actual y llegar a no verse capaces de cuidarlo.

¿Qué factores me predisponen a tener una depresión posparto?

Los principales factores de riesgo para la depresión posparto son: la presencia de síntomas de ansiedad y/o depresión a lo largo del embarazo, los antecedentes personales de trastorno depresivo y los antecedentes de depresión posparto en familiares de primer grado (madre, hermana). En caso de tener estos antecedentes o de tener clínica ansioso-depresiva durante el embarazo se recomienda hablarlo con la comadrona.

¿Qué pruebas me han de hacer para diagnosticar una depresión posparto?

En el momento actual el diagnóstico de la depresión posparto se realiza por profesionales de la salud mental (psiquiatría y/o psicología clínica) mediante una entrevista clínica. No existen pruebas biológicas o de neuroimagen para el diagnóstico. Sin embargo, hay que realizar una valoración médica global para descartar y tratar otras alteraciones que puedan agravar la sintomatología (como alteraciones tiroideas o anemia).

¿Cuáles son las consecuencias de no tratar la depresión posparto?

La depresión posparto tiene un impacto significativo en la mujer que la tiene; interfiere de forma negativa en el bienestar, en la calidad de vida y en el funcionamiento general como madre, como pareja y como trabajadora. La depresión también puede tener un impacto en la vinculación con el recién nacido y algunos estudios han relacionado la presencia de síntomas depresivos maternos persistentes con psicopatología en los menores en la adolescencia.

¿Ser madre me protege de tener malos pensamientos?

Ser madre no protege ni de la depresión ni de los pensamientos de muerte y/o de suicidio. Cuando se tiene una depresión en el posparto se puede llegar a pensar que no vale la pena vivir, se puede tener miedo a hacerse daño a una misma e incluso al recién nacido. Estos pensamientos pueden ser un síntoma de la depresión posparto, por lo que un buen tratamiento ayuda a hacerlos desaparecer y a encontrarse de nuevo bien.

¿Qué puedo hacer si creo que tengo una depresión posparto?

Si crees que tienes una depresión posparto consulta con un profesional de la salud (comadronas, pediatría, atención primaria) para realizar una primera valoración y decidir cuál es el tratamiento más adecuado en tu caso.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Alba Roca
Anna Torres Giménez
Lluïsa García Esteve
Susana Andrés Perpiñá

Publicado: 7 de mayo del 2019
Actualizado: 7 de mayo del 2019

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.