Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Vivir con Hipercolesterolemia

Tiempo de lectura: 4 min

La mejor manera de evitar las complicaciones crónicas del colesterol elevado, es decir, aquellas derivadas de la aterosclerosis, es tener el colesterol bajo control. Para ello la persona debe saber cuáles son los niveles de colesterol adecuados según su edad, factores de riesgo y enfermedades, así como poner en marcha medidas (farmacológicas y no farmacológicas) para controlar estos niveles de colesterol.

En muchos casos es recomendable iniciar tratamiento farmacológico. Los fármacos usados para reducir el colesterol son fármacos seguros y únicamente una minoría de las personas presenta alguno de los efectos secundarios.

Algunos consejos específicos para paliar o conocer los efectos secundarios que pueden aparecer con las estatinas, uno de los fármacos más usados, son:

Molestias musculares

Molestias musculares. Suelen aparecer en las piernas o los hombros y es muy poco frecuente el dolor aislado en las manos o los pies. En general son más frecuentes con las dosis más altas y en aquellas personas medicadas por otras enfermedades. No se debe tomar zumo de pomelo en cantidades elevadas si se toman estatinas porque puede favorecer este efecto secundario. La gran mayoría se pueden resolver reduciendo la dosis de estatina o cambiándola por otra estatina, lo cual se ha de valorar con el profesional de la salud.

Hígado alterado, alteraciones del hígado

Alteraciones del hígado. Las estatinas pueden incrementar las transaminasas del hígado de forma leve, pero se ha de saber que estos parámetros del análisis de sangre ya se pueden encontrar elevados en los pacientes con grasa en el hígado o pueden ocurrir por otro medicamento o enfermedad o un consumo excesivo de alcohol, sin tener relación con estos fármacos.

Glucómetro indica elevación de azúcar en sangre

Elevación del azúcar en sangre. Suele suceder en los pacientes que ya tienen el azúcar ligeramente elevado en sangre (la llamada “pre-diabetes”) o en aquellos con obesidad y con las dosis más altas de estatinas. En cualquier caso, es leve, y en ningún caso, más bien todo lo contrario, contraindica su uso en los pacientes con diabetes.

Finalmente, para evitar los problemas cardiovasculares asociados a niveles elevados de colesterol hay que tener en cuenta tres aspectos:

Hábitos de vida saludable familia

Hábitos de vida saludables. Se aconseja que tanto el entorno familiar como escolar los incorporen en su día a día para que los niños los asimilen y mantengan al llegar a la edad adulta.

médico paciente, mujer

Establecer sinergias. Es fundamental trabajar de forma conjunta, coordinada y consensuada entre las personas interesadas en la salud, los pacientes y el equipo sanitario (atención primaria y hospital y profesionales de la salud).

Pastillas

Adherencia al tratamiento. Una vez se ha establecido con el profesional médico los objetivos del tratamiento, es especialmente importante seguirlo para conseguir reducir el riesgo de un problema cardiovascular.

Hábitos saludables

Síndrome metabólico, barriga con cinta métrica

Exceso de grasa corporal en la zona central (barriga) se asocia con múltiples enfermedades como hipercolesterolemia y el exceso de triglicéridos. La pérdida de peso alcanzada de forma segura y mantenida en el tiempo se asocia a una mejoría de estas alteraciones.

Tabaco, Cigarro

Tabaco. Fumar predispone a enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias y cáncer) y disminuye la expectativa de vida. Dejar de fumar reduce el riesgo cardiovascular por múltiples mecanismos, uno de ellos es el aumento del colesterol bueno o HDL.

Consumo de alcohol, cerveza, copa de vino

Alcohol. El consumo elevado de alcohol es un factor de riesgo de muchas enfermedades cardiovasculares y no cardiovasculares. Se relaciona, además, con niveles más elevados de triglicéridos.

Dieta adecuada, pirámide de la alimentación

Alimentación. Uno de los enfoques alimentarios más populares sobre las alteraciones del colesterol y los triglicéridos es la dieta mediterránea caracterizada por ser equilibrada, aportar grasas de buena calidad (que provienen principalmente del aceite de oliva, los frutos secos y el pescado), ser abundante en frutas y verduras, el consumo regular de legumbres (fuente de fibra) y tener un bajo aporte de azúcares refinados y grasas saturadas.

Mujer haciendo ejercicio

Ejercicio. La actividad física individualizada aporta múltiples beneficios para la salud.

  • Mejora la capacidad cardiorrespiratoria.
  • Ayuda a controlar el peso y a disminuir el colesterol total y los triglicéridos y aumenta la proporción de colesterol “bueno” (HDL).
  • Mejora la flexibilidad y la movilidad articular.
  • Incrementa la fuerza muscular.
  • Mejora el bienestar psíquico. Reduce la ansiedad y el estrés.
Domir

Sueño. Asegurar las horas de sueño aumenta la calidad de vida de cualquier persona. Es importante dormir y descansar lo suficiente (mínimo 7-8 h/día) para sobrellevar las actividades diarias. Sin embargo, por sí mismo, el sueño no se considera que influya en los niveles de colesterol de forma significativa.

disminución del apetito sexual

Sexualidad.  El aumento de colesterol y otros factores de riesgo favorecen el desarrollo de aterosclerosis y pueden empeorar que la sangre llegue a los órganos genitales. Esto puede causar  dificultades en la erección. En ocasiones la disfunción eréctil puede ser una manifestación temprana de la arteriosclerosis.

viajar en avion

Viajar. Cuando se viaja se suele comer de forma diferente. Recordar que siempre es posible elegir opciones, menús o alimentos más y menos saludables. Antes de viajar comprobar que se dispone de medicación suficiente para el tiempo que dure el viaje, llevarla en la maleta de mano y no embarcarla para evitar pérdidas.

Apoyo emocional

Apoyo emocional. Es importante que el equipo terapéutico oriente y ofrezca apoyo al paciente a lo largo del proceso diagnóstico y tratamiento de los problemas de colesterol, de implementación de hábitos saludables y de adherencia al tratamiento. De esta manera se hace partícipe de manera activa al paciente sobre el manejo de su enfermedad. Es aconsejable trasladar esta información a la familia y al entorno más próximo para facilitar así la promoción de la salud, en general, y el control de la enfermedad.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Antonio J. Amor Fernandez
Daniel Zambón Rados
Emilio Ortega
Gemma Yago Esteban
Violeta Moize

Publicado: 2 de octubre del 2018
Actualizado: 2 de octubre del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.