Vacunas:

Los viajeros deben estar al día de la vacunación correspondiente al calendario vacunal ya sea infantil o de adultos. Estas vacunas incluyen, por ejemplo, la vacuna contra el sarampión, paperas y rubéola (triple vírica) y la vacuna contra la difteria, tétanos y poliomielitis.

Algunos viajeros ya sea por su edad, trabajo, estilo de vida o enfermedades de base, podrían estar en mayor riesgo de una enfermedad infecciosa, por lo que deben estar al día con vacunas recomendadas adicionales.

Vacunas requeridas

Existe un riesgo alto de fiebre amarilla en todo el país. Siguiendo las regulaciones sanitarias internacionales, se requiere vacunación o certificado de exención contra la fiebre amarilla a TODOS los viajeros mayores de 9 meses, que quieran entrar al país independientemente de su procedencia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a partir del 11 de julio de 2016 (para todos los países) la vacunación de fiebre amarilla es válida de por vida en la persona vacunada. En consecuencia, no puede rechazarse un certificado válido presentado por cualquier viajero, debido a que han pasado más de diez años desde la fecha en que la vacunación entró en vigor (como se indica en el certificado). Por lo tanto, los refuerzos o revacunaciones no pueden ser requeridos.

Vacunas recomendadas

Las vacunas en esta sección se recomiendan para algunos viajeros que visitan este país, deben ser evaluadas en la consulta personalizada al viajero.

  • Fiebre amarilla
  • Poliomielitis
  • Hepatitis A
  • Tétanos
  • Fiebre Tifoidea
  • Hepatitis B
  • Enfermedad Meningocócica
  • Rabia

Malaria:

En República Democrática del Congo hay riesgo alto de malaria en todo el país por lo que se recomienda tratamiento preventivo en todos los casos. Dicho tratamiento deberá ser valorado y prescrito por un profesional en la consulta del viajero acorde de las características de cada persona.

Para prevenir la malaria además hay que tener en cuenta:

  • Cubrirse las zonas del cuerpo expuestas a los mosquitos con: pantalones largos,
    camisas de manga larga y calcetines.

  • Evitar el uso de ropa de tonos oscuros porque atraen a los mosquitos.

  • Aplicarse repelentes cutáneos en zonas sin ropa (cuello, brazos, piernas…). Usar
    repelentes con base de IR3535 como mínimo de 30% para proteger de malaria,
    DEET de como mínimo 20% hasta 50%, Icaridina mínimo 20%, y PMD 30%.

  • Dormir siempre en la zona de riesgo bajo mosquiteras (preferiblemente impregnadas) o en habitaciones con aire acondicionado

  • RECUERDE: Si durante el viaje o a la vuelta (aunque esté tomando medicación preventiva para la malaria) presenta fiebre, dolor de cabeza y/o cansancio debe acudir lo antes posible al médico, especialmente a un servicio de Medicina Tropical y Salud Internacional para descartar la malaria.

Otros Riesgos:

Mal de altura

En República Democrática del Congo existen puntos de elevada altitud. Es posible padecer mal de altura en ascensos superiores a los 2500m de altura. Su definición y prevención se encuentran detalladas en el apartado “Cuida de tu viaje”.

Arbovirosis

Existe riesgo de transmisión de dengue y chikungunya. Son infecciones virales transmitidas por mosquitos diurnos y urbanos. Causan una enfermedad parecida a la gripe, los casos de dengue severo son raros en los viajeros. Como medida de prevención, se recomienda evitar las picaduras de mosquito, puesto que no hay medicamentos ni vacunas. En caso de fiebre, dolor de cabeza y/o cansancio, debe acudir lo antes posible al médico, especialmente a un servicio de Medicina Tropical y Salud Internacional.

Problemas asociados a baños en agua dulce

Existe riesgo de esquistosomiasis, en ríos y lagos: acogen un tipo de parásito que puede penetrar a través de la piel sana cuando nos bañamos o introducimos los pies o las manos en agua dulce. Antes de emprender el viaje debería consultar si los ríos y lagos del país de destino presenta en sus aguas este parásito (bilharzia o esquistosoma).No existe riesgo de esquistosomiasis al bañarse en agua salada, aunque sí existen otros riesgos como infecciones bacterianas o picaduras de animales.