Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Preguntas frecuentes Enfermedades Autoinmunes Sistémicas

Tiempo de lectura: 3 min
Si tengo una enfermedad autoinmune, ¿soy un paciente de riesgo?

Aunque es difícil generalizar, se considera que las personas con enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) tienen un mayor riesgo de presentar formas graves y mayor mortalidad por COVID-19. Los factores de riesgo asociados a mayor gravedad son, por una parte, los mismos que los de la población general como la edad mayor a 65 años, sexo masculino, hipertensión arterial, enfermedad cardíaca y enfermedad pulmonar o renal crónica. Por otra parte, existen factores inherentes a las EAS que contribuyen a una mayor gravedad y mortalidad de estos pacientes por COVID-19 como la actividad moderada-alta de la enfermedad, el uso de una dosis mayor de 10 mg/día de prednisona, o el uso de rituximab (Ann Rheum Dis 2020;79:1544-1549).

Tengo una enfermedad autoinmune, ¿puedo ponerme la vacuna?

Sí. En estos momentos hay tres vacunas disponibles (Pfizer, Moderna y AstraZeneca) que se pueden administrar en pacientes con EAS. Ninguna de ellas contiene el virus atenuado. Actualmente no disponemos de datos de eficacia y seguridad de las vacunas contra la COVID-19 en personas con EAS porque no se han incluido en los ensayos clínicos (solo en la vacuna de Pfizer se incluyeron pacientes con enfermedades reumatológicas y fueron menos del 1% del total de personas incluidas).

¿Hay una vacuna mejor para los pacientes con enfermedades autoinmunes?

No. No tenemos estudios comparativos de las vacunas en personas con EAS. Por tanto, se espera que su eficacia sea la misma que en la población general.

Si tengo una EAS, ¿la vacuna me puede producir un brote o una reacción adversa grave?

Es muy poco probable tanto por el diseño de la vacuna como por su forma de generar anticuerpos contra el SARS-CoV-2, que la administración de la vacuna provoque un brote de la EAS y solo por el hecho de tener una EAS no hay riesgo de presentar un efecto adverso grave. Todas las sociedades científicas consideran las vacunas contra la COVID-19 como seguras y que el beneficio de la vacunación supera en mucho la posibilidad de un potencial efecto adverso grave que, por otra parte, es muy poco frecuente en personas sin EAS.

¿Tengo que dejar el tratamiento antes de vacunarme?

En general, todas las sociedades científicas están de acuerdo en que no se debe dejar el tratamiento ya que el riesgo de brote es elevado. El argumento para hacerlo sería que el propio tratamiento inmunosupresor pudiera disminuir o dificultar la generación de anticuerpos contra el SARS-COV-2. Sin embargo, existe unanimidad acerca del hecho que es mejor generar poca cantidad que no tener. 

¿Cuál es el mejor momento para recibir la vacuna?

Igual que ocurre con otras vacunas recomendadas en personas con EAS como la de la gripe o el neumococo, se recomienda recibir la vacuna cuando la enfermedad está inactiva o estable. En otras palabras, si se está en pleno brote, lo mejor es tratarlo y retrasar la administración de la vacuna.

Si tengo dudas ¿adónde puedo acudir?

Tu especialista en la enfermedad autoinmune es quien mejor conoce tu caso, tu evolución y tu tratamiento y es el que te puede aconsejar sobre el mejor momento de recibir la vacuna.

Un proyecto elaborado junto a . Este enlace se abre en una nueva pestaña.

Información documentada por:

Antoni Trilla
Eduard Vieta Pascual
Josep Maria Peri
Maica Rubinat
Mariona Violan

Publicado: 12 de marzo del 2020
Actualizado: 12 de marzo del 2020

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Si es la primera vez que te suscribes recibirás un mail de confirmación, comprueba tu bandeja de entrada.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.